domingo, 24 de mayo de 2020

Bombero Fundador de la “2ª Cía. de Bombas” de Valparaíso; William Wheelwright Coombs.

Uno de nuestros más conocidos y prestigiados fundadores es William Wheelwright Coombs, nacido el 18 de marzo de 1798 en la ciudad de Newburyport, a orillas del Río Merrimac St, pequeño pueblo marítimo del condado de Essex, en la costa de Massachusetts, Estados Unidos. Hijo de Ebenezer Wheelwright y Anna Coombs O’Harra. Estudió en el Andover College. La vida frente al mar, la entrada y salida de todos tipo de embarcaciones hizo que desde pequeño se apasionara por la navegación Su padre era un antiguo Capitán de barco, y prontamente su hijo William manifestó su deseo de seguir la misma vocación. Con el consentimiento de sus padres, embarcó como grumete a bordo de un navío rumbo a las Antillas. Durante los siguientes dos o tres años, ascendió rápidamente todos los grados de la escala náutica, llegando a capitán en 1817, con sólo 19 años....

En 1823, estaba al mando del barco Rising Empire propiedad de Guillermo Bartlett, de Newburyport, cuando el navío naufragó en Sudamérica, cerca de la boca del Río de La Plata. El capitán y la tripulación, a excepción de un hombre, llegaron a la orilla con seguridad. Este ingeniero, marino y empresario fue Bombero fundador de la 2ª Cía. de Bombas (hoy 2ª Compañía “Bomba Germania” de Valparaíso), también fue un hombre importante en el desarrollo de los ferrocarriles en Chile, Argentina y otros países de Sudamérica. Luego de llegar a Buenos Aires, y conociendo su difícil condición económica del Capitán Wheelwright, un caballero de aquella ciudad le ofrece trabajo como sobrecargo de un navío con rumbo a Valparaíso. Aceptó la proposición, y después de un viaje de cinco meses pasando varias veces alrededor del Cabo de Hornos, llegó al puerto de Valparaíso.                        Quiso conocer respecto a negocios y comercio de la costa occidental de Sudamérica, amplió sus viajes a Guayaquil, el puerto de la Gran Colombia (en esa época se consideraba así), donde decidió permanecer y dedicarse al desarrollo del comercio exterior e interior. En 1825, fue nombrado Cónsul de los Estados Unidos en ese puerto. Tres años más tarde, dejó su negocio y la condición próspera alcanzada en las manos de un socio, y se fue, por vía del Istmo de Panamá, a su casa en Newburyport, de la cual había estado ausente seis años.

Trayectoria en Chile. Wheelwright se casó en Newburyport, el 10 de febrero de 1829, con Martha Gerrish Bartlet con quien tuvo tres hijos, Mariaan Wheelwright; María Augusta Wheelwright y William Wheelwright Jr. Martha era hija de Edmund Bartlet, su antiguo jefe. Unas semanas más tarde se embarcó con su esposa rumbo a Cartagena, donde Wheelwright reasumió sus negocios, pero se encontró con que casi toda su propiedad había sido mal administrada durante su ausencia, por la negligencia y el mal manejo de su socio. Sorprendido, pero no desalentado, por este descubrimiento inesperado, resolvió trasladar su residencia a Valparaíso, y allí recuperar su fortuna perdida. Compró a su cuñado en Nueva York un pequeño navío, que llamó El Cuatro de Julio y le pidió que se lo enviara hasta la costa occidental de Sudamérica. Tras tomar el mando de este navío, después de su llegada a Valparaíso, fue transformado en un lucrativo negocio, transportando especias y lingotes de metales a lo largo de la costa. En 1835, El gobierno del Presidente de Chile don José Joaquín Prieto Mascayano le otorgó por ley del 25 de agosto de ese año, una concesión en la cual Wheelwright podía operar vapores en aguas chilenas por 10 años y se comprometió a establecer, al cabo de dos años, la navegación a vapor en los mares y ríos de Chile. No encontrando respaldo económico en el país, partió a Estados Unidos a buscar capitales, y luego a Londres, Inglaterra. Inició su tarea de establecer una línea de vapores entre las nacientes repúblicas de Perú y Chile y Panamá. "Esto era una empresa de mucha dificultad. Había prejuicios para vencer, mucho capital necesario y muchas negociaciones necesarias para llevarlo a cabo, todo lo cual requirió de gran habilidad y paciencia". Fue a Inglaterra en 1837, y el 15 de octubre de 1838 fundó la “Pacific Steam Navegation Company” (Cía. Inglesa de Vapores), con un capital inicial de £.- 250.000.- siendo William Wheelwright su primer Gerente. (Algunos historiadores señalan el 27 de septiembre de 1838 como fecha de fundación) En 1839 se inició en los astilleros de London Curling & Young en Limehouse, la construcción de la primera flota de la P.S.N.C., formada por dos vapores de madera impulsados por paletas laterales: el vapor “Perú”, de 690 toneladas, eslora de 60.3 ml, manga de 8.8 ml y velocidad de servicio de 8 nudos. Lanzado al agua el 18 de abril de 1840, y dos días más tarde; el 21 de abril de 1840 el vapor “Chile”, de 682 toneladas. Después de la llegada de estos vapores a la costa del Pacífico, surgió la dificultad de conseguir carbón y la imposibilidad de asegurar reparaciones y repuestos, que era difícil en extremo; pero estos obstáculos fueron superados, y la comunicación del vapor fue establecida con Europa a través del Istmo de Panamá. Contribuye al desarrollo del transporte marítimo el inicio de la línea Pacific Steam Navigation Company posibilitó un incentivo a las extracciones de carbón nacional en el Sur de Chile, destinado a alimentar a los vapores, debido al alto valor del carbón inglés. Wheelwright viajó al Sur de Chile en 1841 a trabajar en el morro de Talcahuano para explotar el carbón y extrajo 4 mil toneladas hasta septiembre de 1842. La otrora antigua "Asociación contra Incendios de Valparaíso", recibe su primer llamado al servicio la mañana del 8 de julio de 1851. A ocho días de la fundación; las campanas de la vieja Bolsa Comercial tocarían a fuego, dando así inicio a una tradición de servicio que perdura hasta nuestros días. A diferencia de lo que pudiésemos pensar, el fuego no hubo de producirse en algún edificio del barrio del puerto, tampoco en alguno del almendral, y menos en sus cerros. El fuego, habría de ser arrojado a la playa por las bravas olas del Pacífico. El vapor “Perú” de la "Pacific Steam Navigation Company" perteneciente al bombero de la “2ª Cía. de Bombas”, marino y empresario William Wheewright Coombs, zozobraba en la playa a raíz del fuerte temporal, provocándose más tarde un incendio al interior de las carboneras de la nave. Por vez primera se unía la adversidad, el fuego, el fuerte viento y el temporal, para dar una bienvenida sin treguas al nuevo Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. De la manera más adversa se enfrentarían los jóvenes bomberos a la que sería su primera emergencia.
El vapor “Perú” inició su viaje inaugural desde Gravesend (Plymouth) a Valparaíso vía Falmouth y Estrecho de Magallanes con 40 pasajeros el 15 de Julio de 1840, al mando del Capitán George Peacock. El vapor “Chile” zarpó de Falmouth el 27 de junio, arribando ambos vapores a Valparaíso el 16 de Octubre del mismo año, luego de 8.600 millas de viaje en 52 días. Nueve días después el vapor “Perú” inaugura el servicio entre Valparaíso y Callao (Perú), realizando el viaje en 8 días.
Luego de dos años navegando entre ambos puertos, llegan los fatídicos días 6, 7 y 8 de julio de 1851, un furioso temporal de lluvia, mar gruesa y fuerte oleaje como consecuencia del implacable y fortísimo viento noreste que azotaba al puerto de Valparaíso, amenazó peligrosamente a los barcos anclados en la bahía, llegando a su intensidad máxima a partir de la 01,00 de la madrugada del 8 de julio de 1851. A las 10,00 A.M. de ese día, cuando el viento y las olas se habían calmado un tanto, la campana de incendio instalada en el edificio de la Bolsa de Comercio tocó a rebato llamando a sus noveles bomberos y señalando como sitio amagado el vapor "Perú" perteneciente a la Compañía Inglesa de Vapores (PSNC). El navío había varado en las playas del Almendral a consecuencia del fuerte temporal que afectaba a este puerto, produciéndose a continuación un incendio a bordo, en sus carboneras, tirándolo a la playa del sector del Almendral, incendiándose , y quedando varado e inutilizado y cobrando la vida de dos marinos. La tarea fue demasiada para estos jóvenes bomberos; parecía que se habían unido todos los elementos, el temporal, la lluvia y el fuego, para ponerlos a prueba. Es reemplazado en el año 1852 por el vapor “Lima”, llegando a su intensidad máxima a partir de la 01,00 de la madrugada del 8 de julio de 1851. Entre los días 6, 7 y 8 de julio de 1851, un furioso temporal de lluvia, mar gruesa y fuerte oleaje como consecuencia del implacable y fortísimo viento noreste que azotaba al puerto de Valparaíso, amenazó peligrosamente a los barcos anclados en la bahía, llegando a su intensidad máxima a partir de la 01,00 de la madrugada del 8 de julio de 1851.                                                                              A las 10,00 A.M. de ese día, cuando el viento y las olas se habían calmado un tanto, la campana de incendio instalada en el edificio de la Bolsa de Comercio tocó a rebato llamando a sus noveles bomberos y señalando como sitio amagado el vapor "Perú" perteneciente a la Compañía Inglesa de Vapores (PSNC). El navío había varado en las playas del Almendral a consecuencia del fuerte temporal que afectaba a este puerto, produciéndose a continuación un incendio a bordo, en sus carboneras. La tarea era demasiada para estos jóvenes bomberos; parecía que se habían unido todos los elementos, el temporal, la lluvia y el fuego, para ponerlos a prueba. En una carta al señor Presidente de Chile don José Joaquín Pérez Mascayano en 1867, el empresario que a pesar de lo señalado por Darwin sobre la utilidad del carbón chileno, él lo ha utilizado con éxito en sus vapores. Su trabajo también contribuyó al mejoramiento de los puertos a lo largo de las costas del Pacífico, desde Guayaquil hasta Valparaíso, construyéndose faros, muelles, etcétera. Solo en 1845 pudo establecer la línea entre Valparaíso, Panamá y Europa, regulando la navegación de su compañía para transportar pasajeros, correspondencia y carga. Esta fue la primera emergencia que enfrentó la naciente “Asociación contra Incendios de Valparaíso”, hoy “Cuerpo de Bomberos de Valparaíso”. Los diarios de la época informaron que los bomberos trabajaron el día viernes 8 de julio de 1851, desde las 10:30 A.M. hasta las 15:30 P.M., extinguiendo el siniestro que afectó las carboneras del vapor siniestrado, ocupando para ello baldes de cuero y los bomberos con el agua hasta el pecho en el embravecido mar.    

"Compañía Segunda de Bomberos" 

                                      Valparaíso, martes 8 de julio de 1851 (A las 3 1/2 de la tarde)
Señor 
Secretario.General 
Asociación Contra Incendios de Valparaíso. 
Presente 

"El infrascrito, capitán de la 2da. Compañía de Bomberos, se dirige a Ud., para que se sirva poner en conocimiento del Directorio, el acontecimiento que ha originado el servicio de la Bomba a mi mando. A las diez de la mañana de este día, se me dio parte por el Secretario del Cuerpo, que el vapor inglés "Perú" (propiedad de la Compañía del Pacífico) que hace la rotación de la quincena en estas costas i varado a las 8 de la mañana en la playa del Almendral, a consecuencia del recio temporal que estamos experimentando; daba principio a incendiarse en este estado, el carbón que sirve de combustible a su bordo. En el acto pasé a la casa-habitación del Señor Superintendente de bombas (don José Tomas Ramos Font), a quien noticiándose esta nueva ocurrencia, personalmente me acompañó al depósito de bombas. Se ordenó se tocase la campana de alarma o de incendio, i a los cinco minutos la 2ª Compañía pudo disponer i conducir su Bomba al punto del incendio, bajo la dirección de todos sus subordinados oficiales, i como 50 bomberos, más o menos, que en tan corto tiempo pudieron organizarse.                                                                                                Puede decirse que nuestra bomba prestó servicios al buque incendiado desde las once del día, i tan eficaz que a pesar de la voracidad de las olas, la incesante lluvia, el desorden, i confusión que con nuestros esfuerzos i disciplina pudimos vencer; hasta estos momentos, el fuego está totalmente sofocado i la bomba de mi mando con útiles en depósito”. De más creo recomendar al Directorio, como el vecindario de Valparaíso, la especialidad de tal o cual oficial, de tal o cual voluntario en sus servicios, baste decir a Ud. que la 2ª Compañía, los valientes y entusiastas oficiales y voluntarios, que a la primera señal tomaron posesión de su Bomba, se han conquistado la admiración i aprecio de los nacionales i extranjeros que han presenciado las cuatro horas de un servicio incesante i valeroso, trabajando en su mayor tiempo con el agua al pecho y luchando siempre con todo lo imposible que pudiera oponérsele. La 2ª Compañía de Bomberos agradece cordialmente los servicios que le han prestado los muy apreciables capitanes de la 1ª i 3ª Compañía de Bomberos. La "2ª Cía de Bombas" ha pagado con dinero sonante el servicio de algunos hombres del pueblo que llamó en su auxilio en los momentos del trabajo. Aceptad, señor Secretario, mis salutaciones afectuosas . 

  JOSÉ ANTONIO MERCADO            OTTO UHDE  
         Secretario-Tesorero                        Capitán 

La prensa diría más tarde:
El diario “El Mercurio” del miércoles 19 de julio de 1851, tituló “Fue un horroroso temporal". "Desde muy temprano anunciaba la noche que había de ser de las más terribles que han pasado por la bahía de Valparaíso. No se sabe positivamente la hora, cuando principió a correr el viento norte i a descargar agua con una fuerza indescriptible. El furor de las olas se aumentó, por consiguiente, i esta mañana hemos visto con dolor unos pocos restos de una barca americana en la Quebrada de Elías (antigua Pérgola de las Flores y hoy calle Ricardo Cumming) i del paquebote americano "Betty Bliss" que llegó hace pocos días de San Francisco, el que habiendo traído los pormenores del terrible incendio de aquella ciudad, ha venido a ser víctima del elemento contrario, estrellándose contra los peñascos de la playa que daban frente a los escombros del incendio del 15 de diciembre de 1850, en el terreno del señor Josué Waddington Blanchard, (casado con María del Rosario Urrutia Gutiérrez, 8 hijo, cuya muralla desde la Cueva del Chivato (actual Subida Concepción, lado diario "El Mercurio"), hasta la casa que ocupa la Comisaría i Administración de Correos, ha sido también víctima de las olas. En el Castillo se ha varado el bergantín "Novión" i el vapor "Perú", después de haber luchado algún tiempo pero en vano por salvarse, aun echando sus anclas de respeto i queriendo levantar vapor, se ha varado a las ocho i cuarto de la mañana en la playa, frente a la Plaza de Orrego (hoy Plaza de la Victoria), cerca del Teatro de la Victoria...".                              Los relatos de la época señalan que a esa hora, muchos buques pedían auxilio. Una gran parte de las lanchas cisternas y de carga se habían destrozado. Los edificios del lado de la playa, desde la Quebrada de Elías (hoy Ricardo Cummings) hasta el Castillo, con el embate de las olas corrieron peligro de ser destrozados. 
El Primer Ferrocarril de Chile. 
Las actividades empresariales de Wheelwright en Chile están también asociadas a la construcción de los primeros ferrocarriles en nuestro país. Wheelwright extendió y unió sus negocios navieros con el proyecto de una línea férrea, la que era el nuevo símbolo del progreso material en los transportes. En octubre de 1840, en visita al puerto de Caldera, comentó con algunos mineros que se podía importar una máquina a vapor, para unir los 70 kilómetros entre Copiapó con Caldera. Su idea era disminuir así los costos de producción de los minerales, pensando en que sus vapores se verían beneficiados. Luego Wheelwright giró su atención a mejorar los puertos y la construcción de muelles y faros para mejorar la protección del comercio. Para facilitar la comunicación entre la costa y la zona minera, planificó y construyó entre 1849 a 1851 el tercer ferrocarril sudamericano, el Ferrocarril Caldera-Copiapó que une ambas ciudades, y después lo amplió en casi 40 millas, en el interior, en dirección a la Cordillera de los Andes. Luego se interesó en un plan para unir Valparaíso y Buenos Aires por un ferrocarril. Para ello organizó un cuerpo de ingenieros que viera la línea. Sometido en 1859 al análisis del gobierno chileno, este consideró que las dificultades eran muy riesgosas para ser realizado, por ello la empresa fue abandonada. Luego viajó a Argentina, donde construyó el Ferrocarril Central Argentino entre las ciudades de Córdoba y Rosario. La Compañía Constructora se constituyó en Londres y firmó contrato en marzo de 1863, con el ministro del interior, Dr. Guillermo Rawson, en representación del Presidente Argentina Bartolomé Mitre. A diferencia de lo que pudiésemos pensar, el fuego no hubo de producirse en algún edificio del barrio del puerto, tampoco en alguno del almendral, y menos en sus cerros. El fuego, habría de ser arrojado a la playa por las bravas olas del Pacífico. El vapor “Perú” de la "Pacific Steam Navegation Company" perteneciente al marino y empresario norteamericano William Wheelwright Coombs, zozobraba en la playa a raíz del fuerte temporal, provocándose más tarde un incendio al interior de las carboneras de la nave. Por vez primera se unía la adversidad, el fuego, el fuerte viento y el temporal, para dar una bienvenida sin treguas al nuevo Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. De la manera más adversa se enfrentarían los jóvenes Voluntarios a la que sería su primera emergencia.El vapor había sido arrojado a la playa del Almendral, precisamente a la altura de lo que hoy es la Biblioteca Santiago Severín, apareciendo más tarde el fuego al interior de los depósitos de carbón. Sin duda, mucho mejor que nuestro relato será el del propio Capitán de la 2ª. Compañía de Bomberos de Valparaíso don Otto Uhde, quien describe en una carta enviada al señor Secretario de Bombas de la antigua Asociación los trabajos realizados por la Compañía bajo su mando.

"BOMBEROS.- Valparaíso puede vanagloriarse de tener en su seno hombres entusiastas y capaces de poner en peligro su vida, sin otro interés que el de salvar las propiedades amenazadas, por el sólo hecho de hacer el bien. Ayer han dado prueba de ello”.- He aquí el primer incendio al cual debió concurrir el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. En él se mezclaron la lluvia y el temporal, el viento norte y el bravo mar. Se enfrentaron por vez primera el fuego y los Bomberos, la desgracia y nuestra ayuda, la lucha desigual, disciplina y empeño. Desde aquel día y con toda justicia, tal como lo afirmara Joaquín Edwards Bello décadas más tarde, se dirá que “El pulso de la ciudad está en las bombas”. En 1840, el norteamericano llevó a cabo su mayor obra, la fundación de la "Pacific Steam Navigation Company", para la cual contó con el apoyo de los gobiernos de Perú, Ecuador y Chile, además del valioso aporte de capitales británicos que se sumaron a la iniciativa. Diez años más tarde y gracias al éxito de su empresa naviera, Wheelwright, concibió la idea de conectar Copiapó con el puerto de Caldera mediante una vía férrea, con el objeto de trasladar en forma más rápida y eficaz las mercancías que se embarcarían en su flota de vapores. Por otra parte, el infatigable norteamericano, creó el primer Cuerpo de Bomberos de Chile, en 1851, el mismo año que comenzó con la construcción del ferrocarril de Copiapó. En 1858, también bajo su iniciativa, se instaló la primera línea de telégrafo, la cual conectaba Valparaíso con Santiago. Después se dedicó a la construcción de ferrocarriles en Argentina.  A comienzos de septiembre de 1873
William Wheelwright Coombs, con la salud quebrantada, murió en Londres, Reino Unido, algunos años más tarde sus restos fueron trasladados a su pueblo natal en Estados Unidos.

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Leer Mas...

martes, 3 de marzo de 2020

Lawrence, Blackwood y Rodríguez, 1ª Cía. de Valparaíso, Mártires del Deber, 24 de febrero 1869.


El joven bombero Guillermo 2° Lawrence, Hijo de padres ingleses, nació en Concepción (1845) y falleció en Acto de Servicio en Valparaíso, el miércoles 24 de febrero de 1869 a las 09,30 A.M. Asistido por el Vicario de Valparaíso y Párroco de la iglesia de La Matriz, Rvdo. Mariano Casanova y Casanova (1833-1908) que al saber que Lawrence pertenecía a la Iglesia Presbiterana expresó: “No importa, no hay más que un solo Dios que en este momento represento yo”. En el siniestro murieron también los tres jóvenes bomberos; Alejandro Blackwood y Eduardo Rodríguez; todos integrantes de la 1ª Cía. de Bombas de la Asociación contra Incendios de Valparaíso.
Guillermo 2º Lawrence había llegado hacía poco de Europa, donde había estado estudiando, enviado por su familia. En el viejo continente había pasado seis o siete años. El joven Guillermo era hijo de un masón del mismo nombre, quien tenía sus negocios en Tomé.

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Leer Mas...

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Alfred Bernhard Schindler Kohler (Opa). Held des Großen Krieges und Feuerwehrmann Steuerzahler Deustche Feuerwehrkompagnie N°2 "Bomba Germania" zu Valparaíso.

Alfred Bernhard  Schindler Kohler

El “Opa” como lo conocieron todos los antiguos “Bomberos Germanos”, nació el 4 de febrero de 1897 en Stuttgart, Alemania, combatió en la “Gran Guerra” entre 1914 y 1918, uno de los episodios más sangrientos de la historia de los enfrentamientos entre los hombres.
En noviembre de 1914 a los 17 años decidió ingresar voluntariamente al ejército alemán, ya no  tenía aún la edad exigida pues era muy joven.
El Armisticio del 11 de noviembre de 1918 o Armisticio de Compiegne, fue un tratado firmado aquel día  a las 05,20 AM. entre los Aliados y el Imperio Alemán, en un tren de propiedad del Mariscal Francés y Comandante en Jefe de los ejércitos Aliados Ferdinand Foch en el bosque de Compiegne, con el fin de terminar las hostilidades en el frente Occidental de la Gran Guerra. Entró en vigencia a las 11,00 horas AM. de ese día, entre ambos bandos....

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Agradecimientos al Diario “El Mercurio” y a la familia Schindler por los Archivos del Opa. 

En noviembre de 1914 a los 17 años decidió ingresar voluntariamente al ejército alemán ya que no tenía aún la edad exigida y era muy joven. Lo llevaron a la Escuela de Sub-Oficiales, donde realizó sus primeros cursos de instrucción. Al terminar su especialización le dieron a elegir el Regimiento al cual quería ser destinado, dando como respuesta que su deseo fue el de su provincia natal “1er. Regimiento de Granaderos de la Provincia de Baden”, incorporándose a la 5ta. Kompagnie, 1er. Badischen Leib-Grenadier-Regiments N°109. Allí estuvo hasta 1917. La guerra se inició en agosto de 1914, Schindler Kohler ingresó en noviembre, por lo que en Navidad estaba en la Escuela de Sub-Oficiales. Sus padres fueron Alfredo Schindler y Anne-Maríe Schindler (Geboren) Kohler El “Opa”, ex combatiente recuerda que ellos se habían radicado en Valparaíso (Chile). Herr Schindler (su padre) adquirió en 1908 de Herr Gordiano Dieterle; la Joyería y Relojería de su propiedad, fundada en 1876. Esta casa estaba situada en calle Esmeralda, Nr. 3 (hoy Nr. 37). En esta casa comercial trabajaban dos joyeros y doce operarios, perteneció a Herr Schindler en la época de esplendor de Valparaíso, con mucho prestigio y sus trabajos esmeradamente ejecutados y sus artículos que en su mayoría eran importados de Alemania. Posteriormente junto a su hijo Alfredo Schindler Bordón derivó en la fabricación de medallas, condecoraciones, galvanos, trofeos y todo lo relacionado con este rubro, también ganándose un merecido prestigio y reputación en la Marina de Chile, Consulado General de la República Federal de Alemania en Valparaíso, Cuerpos de Bomberos de la región de Valparaíso, del Maule Metropolitana, Compañías de la Confederación de Bombas Chileno-Alemanas, colegios, e instituciones, y Universidades. Su hijo Alfredo Schindler Bordón se incorpora al negocio y permanece en él hasta su prematuro fallecimiento. Su nieto Erik Bernhard Schindler es un distinguido bombero y ex Capitán de la 2ª Cía. “Bomba Germania” de Valparaíso con una dilatada trayectoria de 45 Años de Servicios, reemplaza a su padre y se incorpora al Taller en 1976, trabajando junto a su abuelo Alfredo; que como hemos señalado fue reconocido en Alemania como héroe en la Gran Guerra y Bombero Contribuyente en la paz de nuestra patria, tomando como propia las palabras de Carlos Anwandter (18.11.1851) que decían; “Seremos chilenos honrados y laboriosos como el que más lo fuere, defenderemos a nuestro país adoptivo uniéndonos a las filas de nuestros nuevos compatriotas, contra toda opresión extranjera y con la decisión y firmeza del hombre que defiende a su patria, a su familia y a sus intereses. Nunca tendrá el país que nos adopta por hijos, motivos de arrepentirse de su proceder ilustrado, humano y generoso” En una de las tantas conversaciones con Herr Schindler o el “Opa” para los más cercanos, contaba que fue uno de los pocos sobrevivientes del conflicto que terminada la I Guerra Mundial conservó y pudo mostrar con orgullo hasta el día de su muerte en Valparaíso, sus medallas de guerra, ganadas en el campo del honor; verdaderas e inapreciables distinciones por acciones de guerra en el frente de batalla en defensa de su patria lejana, como lo fueron la histórica, “Cruz de Hierro” en la frontera con Francia, distinción que le fue entregada por el Káiser Guillermo II de Alemania. Fue el último emperador o káiser del Imperio alemán y el último rey de Prusia. Fue el hijo primogénito de Federico III y de la princesa del Reino Unido Victoria y gobernó Alemania de 1888 a 1918. El “Opa”, ex combatiente recuerda su primera batalla que fue el mes de abril de 1915, cuando lo enviaron por primera vez al frente occidental en San Loreto, Francia; donde combatió por largos meses. Sin embargo hay una fecha que tiene muy presente; y el la describe así; “el domingo 9 de mayo de 1915, murieron más de 100 hombres de mi Compañía y sobrevivimos solamente 19 de los nuestros. Aquel lugar era un infierno. En un comienzo sentí pavor, pero luego no pensé en nada. Todo era una locura. Nos disparaban y disparábamos nosotros. Fue al final, cuando pudimos recapacitar, que nos dimos cuenta de la masacre. Es imposible poder contar lo que sucedió y lo que realmente se sintió estar ahí. “El hambre nos importaba menos que la gran sed que sentíamos. No sé si sería por los nervios, pero cada vez teníamos más y más sed”. “En realidad, la falta de agua siempre fue nuestro peor enemigo. Después de la batalla de San Loreto nos hicieron regresar para reabastecernos de municiones y alimentos, siendo nuevamente enviados al frente”. “Estuvimos también luchando hasta que nos trasladaron a Reims en julio de 1915. Aquí estuvimos hasta octubre, cuando empezó una violenta batalla en La Champagne. Fuimos enviados allá donde nuevamente recibimos lo peor”. “El enemigo nos atacó con todo. Otra vez fue aquello una carnicería. Sentíamos estallar a nuestro lado las bombas mientras caían sobre nosotros como granizada cientos de balas de la infantería francesa. ¡Era un infierno!. Nos atacaban de día y de noche sin parar. Era horroroso. Esta batalla duró cerca de dos meses, que prefiero no recordar. Fue en este frente donde habría de transcurrir mi más largo y penoso período de la guerra. “Posteriormente nos retiraron a Reims para reordenarnos. Aquí permanecimos por 15 días, regresando otra vez a La Champagne”. Ahora solo estábamos a menos de 50 metros del enemigo, así todo se reducía a disparar con rifles, ya que no cabía otra posibilidad. Claro que a veces caían bombas entre nosotros, dejando decenas de muertos”. “Recuerdo que en las trincheras andábamos todos de blanco ya que el suelo en la Champagne a dos metros de profundidad es solamente tiza, así que nuestros uniformes parecían sábanas”. Hablando con los Muertos. “Una noche llegamos rendidos a una trinchera para dormir un rato. En el lugar ya habían acostado cuatro compañeros que estaban de espalda, pero en perfecto orden: Antes de dormirnos conversamos un poco, pero al no recibir respuesta de ellos, resolvimos de una vez por toda dormir. Yo estaba al lado de uno de ellos”. “Al otro día, al levantarnos, constatamos que nuestros compañeros no estaban, sino que estaban muertos”. “Son cosas que pasan en una guerra. Uno se acostumbra a estos episodios”. La Cruz de Hierro. Pero para Alfredo Schindler Kohler, el año 1916 sería uno de los más significativos de su vida y lo siguió siendo hasta el día de su fallecimiento. En la misma frontera con Francia, en pleno campo de combate, sería condecorado con el máximo galardón que entregaba el Ejército alemán a sus soldados, “La Cruz de Hierro”. Ello sucedió, cuando en un momento determinado: “el Comandante me mandó buscar”. Yo me asusté porque creí que era para llamarme la atención. No tenía idea de lo que iba a suceder. Cuando me presenté ante él, me dijo que quería felicitarme ya que había sido agraciado con la “Cruz de Hierro”. En aquella época se otorgaba esta distinción a un soldado entre mil. Yo tenía recién el grado de cabo. Me sentí muy orgulloso y seguí luchando. Bandung En 1917 llegamos a Bandung. Fue en el mes de enero hasta septiembre. Fui Ordenanza de un Sargento 1°. Yo tenía que cruzar todo el campo de batalla arrastrándome entre la balacera, pasando alambradas y demás peligros para ir a buscar alimento y municiones para mis compañeros. Era la labor de más riesgo. Éramos tres los que cumplíamos con esta peligrosa función. Uno de nosotros debía llegar hasta el frente. Cuando uno regresaba entre las balas y cañonazos, deseaba morirse. El miedo nos invadía, pero había que cumplir con el deber. “Luego de un tiempo, cuando por segunda vez combatía contra los ingleses, al momento de atacar una granada estalló en medio de mis piernas, cayendo seriamente herido. El dolor era tremendo, sentía la balacera, pero luego no supe nada más. “Fui llevado a Alemania a un hospital, donde quedé desde el mes de diciembre de 1917 hasta marzo de 1918. Aun la guerra no terminaba. Posteriormente me fui a la guarnición a recuperarme, pasando después al Regimiento de Reserva N°237. Me tocó luchar en Aras hasta septiembre de 1918. Fue en esta batalla cuando me caí, pegándome en la cabeza y sufriendo un traumatismo. Otra vez fui al hospital, de donde salí cuando la guerra había terminado. Ya era Sargento, y pedí mis vacaciones y me retiré para regresar a mi Regimiento, el N°109 donde estuve hasta el año 1919, abandonando luego el Ejército, porque ya no quedaba nada por hacer. Todo había terminado, posteriormente recibí una condecoración por Servicios Distinguidos, la medalla “Gran Duque de Von Baden”, que otorgaba cada provincia. También fui condecorado con la “Cruz de Bronce” que se les dio a todos los combatientes de la cruenta guerra. A continuación la fotografía muestra al "Opa" junto a tres Kameraden,cinco minutos después salen de sus trincheras enfrentar al enemigo,cayendo sus tres amigos en el "Campo del Honor" en defensa de la patria.                                                                                                            
      

Leer Mas...

domingo, 1 de diciembre de 2019

Ramón Ignacio Unzaga Asla, Bombero 1ª Cía. "Eduardo Cornou Chabry" del Cuerpo de Bomberos de Talcahuano, creador de la "Chilena" a nivel mundial.

  
Esta historia comienza cuando el niño Ramón Ignacio Unzaga Asla, de origen Vasco y oriundo del puerto de Bilbao, nacido en 1894 y fallecido en la ciudad de Cabrero, el 31 de agosto de 1923, emigró con sus padres, a la edad de 12 años a Chile el año 1906. Una vez establecido cursó estudios de Contabilidad en el Colegio de los Padres Escolapios en la ciudad de Yumbel. Finalizada su formación académica, comenzó a trabajar en el Depto. de Contabilidad en el mineral de carbón de mineral de carbón de Schwager. Se destacó como gran deportista en futbol, atletismo y natación....     

Valparaíso 1851 (hrm/cca).

Agradecemos el aporte del Secretario 1ª Cía."Eduardo Cornou Chabry" de Talcahuano, Sr. Damián Farias Salazar. 

El año 1917 a los 21 años se incorpora a la 1ª Cía. “Eduardo Cornou Chabrí” del Cuerpo de Bomberos de Talcahuano, Octava Región de Chile. En 1922 a los 18 años jugó en el equipo de Schwager, luego se integró a la selección de Talcahuano. Ese mismo año adoptó la nacionalidad chilena. Impresionado por su gran calidad, es integrado al fútbol del Primer Puerto Militar de Chile, jugó como defensa. Recibió ofertas para jugar en equipos extranjeros, pero prefirió permanecer primeramente en el “Club Minas de Lota” y posteriormente en el “Club Estrella del Mar” de Talcahuano. La primera vez que Ramón Ignacio Unzaga Asla, realizó la “Chilena”,  fue en 1914, jugada que lo hizo famoso a nivel local y mundial, en la histórica “Cancha El Morro de Talcahuano”, ocasión en que integró la famosa selección del puerto (más conocida como la Escuela Chorera) campeona por varios años del título de Chile. Esta acción logra relevancia internacional en el IV Campeonato Sudamericano de Fútbol 1920 realizado, realizado en el Balneario de Viña del Mar, con participación de las selecciones de Brasil, Argentina, Uruguay y Chile. En este campeonato, el Bombero Unzaga Asla vuelve a repetir su clásica jugada, inscribiendo su nombre en la historia del fútbol mundial, después que toda la prensa Argentina y la Revista “El gráfico” la bautizó con el apelativo de "la Chilena".

Debutó el 2 de julio de 1916 en el Campeonato Sudamericano de Fútbol, cuando junto con Alfredo France fue seleccionado representante de la Zona Sur, proveniente de Talcahuano, jugó los tres partidos del Campeonato y los dos amistosos internacionales que siguieron a éste durante el Campeonato de ese año. El único gol que anotó por la selección fue el 16 de julio de 1916, en un encuentro de la escuadra chilena ante la Federación en Platense en un partido no oficial. Ganó Chile por 3 a 0.


Para el IV. Campeonato Sudamericano de 1920, realizado en la ciudad de Viña del Mar, con participación de las selecciones de Brasil, Argentina, Uruguay y Chile, quien alcanza relevancia internacional en dicho torneo. Una Comisión de selección formada por diez personas, entre quienes se contaban el Presidente de la Asociación de Fútbol de Chile, el redactor deportivo del Diario "La Unión" de Valparaíso, el nuevo entrenador de Chile, el uruguayo don Juan Carlos Bertone, designaron a los seleccionados. Esta vez, la mayoría provenía del Sur y entre ellos se encontraba Unzaga, quien jugó los 3 partidos del IV Campeonato Sudamericano. Esta fue la última vez que Unzaga vistió la casaquilla nacional chilena.
Falleció de un ataque cardíaco el año 1923 a la edad de 31 años. Fue jugador de la Selección de Chile con la que jugó dos Campeonatos Sudamericanos y partidos amistosos.

En este campeonato,Unzaga, vuelve a repetir su clásica jugada, inscribiendo su nombre en el historial del fútbol, después que la prensa argentina la bautizó con el apelativo de "La Chilena". Cuando Edson Arantes do Nascimento "PELÉ", fue a jugar al puerto de Talcahuano con su club Santos del Brasil, en un partido amistoso con Deportes Naval, maravilló con su clase, incluyendo una chilena. Francisco Wilson Ugalde "FRANWILL", el más prestigioso periodista deportivo de la ciudad de Concepción, de ese entonces, dijo días después en destacados caracteres: "UNZAGA", fue superior a "PELÉ". Eso lo dice todo... ello fue ratificado en el Gráfico de Buenos Aires en el año 1937 con el mismo apelativo. Por esta razón, el periodismo santiaguino comenzó a atribuir su invención a Ascanio Cortés, y otros, al mismo David Orellano.Todas las informaciones que le atribuyen esta acrobacia a distintos jugadores de Chile y los más osados a algunos extranjeros, son extemporáneas. Lo que puede ser ratificado en el Diario "El Sur" de Concepción de 1918, y en el propio Club Atlético y de Fútbol "Estrella del Mar"; Institución como "Los Carmelitas", debido al color café de su camiseta.
Capítulo especial merece la Fundación de la 1ª Cía. "Eduardo Cornou Chabry" del Cuerpo de Bomberos de Talcahuano, a la que sirvió Ramón Ignacio Unzaga Asla, desde el año 1917 cuando se incorporó con el número de Registro 168 de la Primera Compañía.

Acta de Fundación de la 1ª Cía.

En 1883 la ciudad puerto de Talcahuano vivía una expansión, debido a los trabajos de construcción del Apostadero Naval (Dique y Base Naval), junto a lo anterior el comercio naviero era alto, ya que, al no existir el paso por el Canal de Panamá, los puertos chilenos, especialmente Valparaíso y Talcahuano eran paradero obligado.
Ese mismo año, un gran incendio ocurrido en las Bodegas de los Almacenes ubicados en Av. Almirante Manuel Blanco Encalada arrasó con varias construcciones que contenían valiosas mercaderías en aquella infraestructura marítima.
Esta situación originó un debate respecto a la necesidad de contar con una Compañía de Bomberos que diera seguridad y tranquilidad a los habitantes de Talcahuano. Ello desembocó en una reunión de altas personalidades de la ciudad el día 16 de mayo de 1884. Se procedió a la votación, con el siguiente resultado: Director don David Fuentes - Capitán don Eduardo Cornou - Secretario don Daniel Sunico - Teniente 1° don Víctor Cornou - Teniente 2° don Carlos Jullien - Teniente 3° don Juan Martínez Ramos - Teniente 4° don José del Milagro Gajardo.

Luego de terminado ese Acto, se acordó por los asistentes que la Oficialidad elegida, citará lo antes posible para darle vida definitiva a esta "Primera Compañía de Bomberos". Se levantó la Sesión a las 10,30 PM firmando los asistentes Es interesante ver que la 1ª Cía. se nutrió de inmigrantes de diferentes nacionalidades.

Leer Mas...

lunes, 11 de noviembre de 2019

Antonio Márquez Allison, en la huella de Enrique Mac-Iver e Ismael Valdés Vergara, último Bombero Romántico Escritor e Historiador.


Como tantos amigos y Camaradas de Ideal Bomberil, esta vez ha partido al Cuartel Eterno hoy 11 de noviembre de 2019 el Bombero Honorario de la 14ª Cía. “J.A.S. Jackson” y de la Institución, el Profesor don Antonio Márquez Allison (Q.E.P.D.), con premio de Constancia Calificado por 55 Años de Servicios en el Cuerpo de Bomberos de Santiago.
Sin duda que ya lo debe haber recibido el inmortal Felipe Dawes Martindale, 4° Comandante y Mártir de la Institución y también Bombero de la 14ª Cía. “J.A.S. Jackson”...


Valparaíso 1851 (hrm/cca)



Los restos mortales de Antonio Márquez serán velados en su Cuartel a partir de las 16,00 Hrs. del día de hoy. Sus funerales se llevarán a efecto, privadamente, a las 11,00 Hrs. del día miércoles 13 del mes en curso, en el Crematorio del Parque del Recuerdo. Fue un bombero de excepción, destacado Oficial que prestigió a su institución bomberil, cuya Hoja de Servicios es un pálido reflejo de lo que efectivamente fue su carrera bomberil, sin considerar aun su calidad de escritor especialmente de temas bomberiles e investigador de la historia de estos 168 años de Honor y Gloria para nuestra amada Institución. El Miembro Honorario de la Institución, Bombero Honorario de la 14ª Cía. “J.A.S. Jackson”, don Antonio Márquez Allison (Q.E.P.D.), se incorporó a la 3ª Cía. “La Heroica” el 29 de abril de 1963, sirviendo en ella hasta su renuncia el 8 de febrero de 1988. En la “Tercera”, sirvió los cargos de Teniente 2° en 1969, Teniente 1° entre los años 1986 y 1987, Capitán entre 1979 y 1980. Consejero de Disciplina en 1981 y Director entre 1982 y 1985. Además, integró las Comisiones como Instructor del Curso Técnico, siendo Jefe del Depto. Técnico en 1987. Antonio recibió la calidad de Honorario de la 3ª Cía. “La Heroica” el 16 de junio de 1972. Miembro Honorario de la 4ª Cía. Bomba “Almirante Manuel Blanco Encalada” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso desde 1985. Calidad de Bombero Honorario de la 14ª Cía. desde 1998. Posteriormente ingresó a la 14ª Cía. “J.A.S. Jackson” el 14 de marzo de 1988, Unidad donde sirvió hasta su fallecimiento el 11 de noviembre de 2019. En la 14ª Cía. fue Intendente en 1991, Secretario en 1996. Director entre 2005 y 2006. Consejero entre 2007 al 2015 y 2017. Además integró la Comisión Histórica de la Compañía en los años 1993 a 1999 y 2003 a 2005. Calidad de Bombero Honorario de la 14ª Cía. desde 1998. En la Institución, sirvió los cargos de Ayudante General entre 1966 a 1968, 1974, 1976 a 1978.Inspector General en 1979. Instructor CBS, Relaciones Públicas y Comunicaciones en 1977, 1978,1981 y 1982. Obtuvo su título de Bombero Honorario de la 14ª Cía. desde 1988. Su último premio de Constancia calificado el 20 de junio de 2018, fue por 55 Años de Servicios, con 1.342 asistencias sobrantes Tuve el privilegio de estar presente en tres brillantes Conferencias, donde este modesto aprendiz de historiador pudo aquilatar su vasta cultura y sus ilimitados conocimientos. Gran historiador y escritor con una pluma privilegiada. Fue autor del libro “Vidas de Fuego. 150 años del Cuerpo de Bomberos de Santiago”, y de la novela histórica “Fuego”, Historias de incendios y Guerras del Siglo XIX. Márquez Allison fue Periodista de profesión y Bombero de Corazón, titulado en la Universidad de chile, y miembro de la Academia de Historia Militar de Chile. También participó en el equipo fundador de “Revista del Domingo” de El Mercurio y de Televisión Nacional de Chile. En el área de comunicaciones fue conductor de programas de radio y televisión, como “TV Tiempo” en TVN, “El Termómetro” en Chilevisión y un noticiero en La Red. Fue miembro del equipo fundador de la “Revista del Domingo” del diario “El Mercurio” y de Televisión Nacional de Chile, donde ofició como Conductor de TV Tiempo y participó del área de comunicaciones. También participó de otros espacios como “El Termómetro” en Chilevisión y el noticiero en La Red. También en la locución radial. Actualmente tenía un espacio de reportajes en “Teletrece”, llamado “Redescubriendo la Historia” y se desempeñaba como Académico en la Universidad Central, en la escuela de Gobierno y Comunicaciones. La noticia que enluta hoy a Bomberos de Chile y al periodismo es la partida de este Bombero Insigne, publicista, investigador, historiador escritor y académico don Antonio Márquez Allison de 75 años, quien inició el camino a incorporarse al Cuartel Eterno. La breve información fue; “Se comunica el sensible fallecimiento del Miembro Honorario de la Institución y Bombero Honorario de la 14ª Cía. “J.A.S. Jackson”, señor Antonio Márquez Allison (Q.E.P.D.), con premio calificado por 55 años de servicios”. Para ti Antonio gran bombero y extraordinario amigo, el recuerdo del “Cuartel 60 Valparaíso” y tu imagen de…. Gran Bombero, Historiador y Escritor Bomberil.

Leer Mas...

jueves, 20 de junio de 2019

Carlos Serrano Riquelme, Veterano de Guerra 1879, Cuartelero y Bombero de la “BOMBA GERMANIA” de Valparaíso.


El mes de mayo tan significativo para la patria y particularmente para la Marina de Chile, tiene también en Bomberos recuerdos imperecederos, demostrados en mar y tierra durante ese cruento período de la Guerra del Pacífico (1879 – 1883) marinos y soldados lucharon valientemente en defensa de la patria amenazada. A los ejemplos del Guardiamarina y Bombero Ernesto Riquelme Venegas y el Cirujano 1° y también Bombero Francisco Cornelio Guzmán Rocha, ambos miembros de la inmortal tripulación de la Corbeta “Esmeralda”, se suman los recuerdos de Heroísmo, Honor y Gloria de otros marinos/bomberos que jamás se olvidan. 

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Archivos de Horacio Rodríguez Mackenna y Carlos Carvajal Araya. 


El Marino y Bombero Serrano Riquelme, realizó la Campaña durante la Guerra de 1879 a bordo de la corbeta O’Higgins, siendo distinguido con la Medalla de Honor de la Armada de Chile, en atención a su heroísmo en combate. Carlos Serrano Riquelme. También la Institución reconoce sus sobresalientes servicios entregados a la patria; tanto como marino abordo de la corbeta O'Higgins y como bombero, servidor a la comunidad porteña en la 2ª Cía. del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. La corbeta O'Higgins fue construida en los Astilleros Ravenhill en Londres el año 1866, a un costo de $ 285.000.- pesos de la época. Gemela de la corbeta Chacabuco, como viaje de instrucción el 8 de enero de 1870 este navío llevó a 22 cadetes de la Escuela Naval y a 52 alumnos de la Escuela de Aprendices de Marineros a la Isla de Pascua, fue el primer viaje de un buque chileno a la a ese territorio. Con ello se inició el proceso de toma de posesión de Isla de Pascua (Rapa Nui) para Chile, proceso que culminó en 1888. En ese primer viaje la corbeta O'Higgins era comandada por el Capitán de Navío don José Anacleto Goñi Prieto, siendo el 2° Comandante del buque el Teniente 1° don Arturo Prat Chacón. Durante la Guerra del Pacífico, Serrano estuvo presente abordo desde el primer día del bloqueo de Iquique, iniciado el 5 de abril de 1879, el mismo día que se declaró la guerra. Estaba al mando del capitán de fragata Jorge Montt Álvarez. En esa fecha Carlos Serrano Riquelme ya pertenecía a la tripulación de la corbeta O’Higgins. Algunos años después de terminada la Guerra, el 1° de noviembre de 1891, se incorpora como Cuartelero a la 2ª Compañía. Su valioso aporte a la Institución, como también su dilatada trayectoria fue ampliamente reconocida por la 2ª Cía. “Bomba Germania”, quien en 1916 le entregó una Medalla de oro por 25 Años de Servicios. La Ilustre Municipalidad de Valparaíso le premió en 1921, otorgándole la Medalla de oro por 30 Años de Servicios a la ciudad. En 1931 la 1ª Cía. “Bomba Americana” hace propia la alegría “Segundina” y le otorga una Medalla de oro por 40 Años de Servicios. El Directorio como premio y en atención a su brillante hoja de servicios, lo nombró “Cuartelero General” en sesión celebrada el 5 de abril de 1933, designándolo Bombero Activo; junto a ello le otorga el título de “Miembro Honorario del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso”, distinción muy merecida por sus 42 años de servicios, caso inédito en los 168 años de existencia del Cuerpo Madre de los Bomberos de Chile. Fue también fundador de la Sociedad Mutualista "Almirante Manuel Blanco Encalada", donde este bravo Segundino ocupó los más altos cargos de responsabilidad, también fue activo participante en la “Sociedad de Veteranos del 79”. Su fallecimiento el 10 de febrero de 1934 fue muy sentido en la ciudad, en el Cuerpo de Bomberos, en la Marina de Chile y en las Sociedades Mutualistas. Fue así que sus honras fúnebres fueron una sentida muestra con que Valparaíso rinde homenaje a sus más destacados servidores como lo fue este marino y bombero, siendo acompañado por la Banda de la Armada, Cuerpo de Bomberos, Instituciones Mutualistas como la “Sociedad Manuel Blanco Encalada”, la “Sociedad de Veteranos Combatientes del 79”, y los habitantes del primer puerto de la República. Finalmente, haciendo una pequeña reflexión vemos que la noble tarea del bombero voluntario que lucha día a día contra el fuego; existe al igual que en el Quijote de Cervantes un abnegado hombre que lo acompaña en esa lucha por dominar y vencer lo imposible; este es el Cuartelero, fundamental en la actividad bomberil, con una mística y una responsabilidad a toda prueba; si bien es cierto que su función es rentada, no cabe duda que a la hora de la emergencia es un luchador más al igual que los bomberos voluntarios, sin pensar en su sueldo sino en el deber que demanda ser uno más de estos hombres. Sus funciones son muchas y variadas, todas importantes; desde preparar el material, conducir los carros, operar las turbinas y las escalas mecánicas, siempre al pie de sus máquinas, atento a su funcionamiento y mantención, solícito en cuidados, con amoroso afecto igual al que ponían los caballeros feudales para cuidar sus cabalgaduras y siempre alerta a combatir al voraz enemigo…. La actividad bomberil en Chile contó desde sus inicios, con hombres dispuestos al sacrificio, la responsabilidad y el honor que implica ser Cuartelero de Bomberos. Con la llegada del nuevo siglo, se cambió el material rodante de Bomberos;cambió la bomba a palancas que se usó inicialmente por la bomba a vapor arrastrada por caballos, luego pasaron los vehículos que usaban motores a bencina o petróleo. En Valparaíso, el Directorio de Bomberos fija el 30 de abril de 1919, fecha máxima para que todos los Cuarteleros cuenten con su “Carnet de la Alcaldía” (Licencia de Conducir), obligatorio, exigido por la Municipalidad para conducir vehículos motorizados. Además les otorga a estos servidores de la Institución un sobresueldo especial de $ 50.- pesos por contar con la nueva licencia. Les recomienda no subir los Carros Bombas a los cerros y ni conducir por las calles a mayor velocidad de 20 Kilómetros por hora. Como resultado de este cambio, emerge un destacado grupo de hombres que marcarían una etapa importante en el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, institución que recibe el primer Carro Bomba en 1905. De ellos, uno de los más queridos y destacados, fue el Cuartelero de la 2ª Cía. “Bomba Germania” don Carlos Serrano Riquelme. Se incorporó, cuando aún esta compañía contaba con una magnífica bomba a vapor (“Germania”); destacándose desde el primer día por su responsabilidad y entusiasmo con que cumplió las tareas bomberiles encomendadas. Su retrato permanece hoy en el Cuartel de la “Bomba Germania” como recuerdo imperecedero y testimonio histórico de la entrega efectiva a la noble causa bomberil y especialmente para las actuales generaciones de “Segundinos”. Gloria eterna al Marino de la corbeta O’Higgins y Bombero Segundino don Carlos Serrano Riquelme. 
                                      
 En Plaza de la Aduana, llamada hoy Rafael Sotomayor Baeza.


Leer Mas...

domingo, 24 de febrero de 2019

El Cuartel Eterno recibe al Bombero Honorario, señor Ramón Merino Figueroa (Q.E.P.D.) de la 15ª Cía. "Máximo Humbser" del CBS.


Con profundo dolor, la 15ª Cía. ”Máximo Humbser” del Cuerpo de Bomberos de Santiago, ve partir a otro de los suyos al Cuartel Eterno, el tercero en este inicio de año y comunica el sensible fallecimiento de su Bombero Honorario, señor Ramón Merino Figueroa (Q.E.P.D), con Premio de Constancia por 40 años de servicios en la Institución. En un inicio de año particularmente triste para la compañía, dado el fallecimiento de tres miembros, su pérdida golpea nuevamente en lo más profundo de sus corazones. El bombero señor Merino Figueroa, ingresó a las filas de la Bomba Alemana de Santiago en mayo de 1975, y durante su brillante trayectoria ocupó en su Compañía, los cargos de Ayudante, Teniente Segundo y Teniente Primero de su Unidad...También por más de doce años, la “Quince” lo distinguió en distintos periodos, como Consejero de Disciplina, principalmente por su carácter sereno y consejos sabios, que siempre estuvieron disponibles para todo aquel que lo necesitara, especialmente los bomberos más jóvenes. De profesión, Diseñador Industrial, con especialidad en Espacios Interiores y Muebles, titulado en la Universidad de Chile, con 30 años de experiencia en comercialización y Gestión de Negocios para diseño de mobiliario fijo de viviendas en construcción y muebles especiales corporativos para Constructoras y Arquitectos. Se destacó en su carrera siendo también muy bien calificado por sus colegas de profesión. Al momento de su partida se desempeñaba como Gerente de Ventas de Muebles Florense. Sus restos fueron velados en la Capilla del Colegio Verbo Divino de Santiago, ubicada en Av. Presidente Errázuriz # 4055, comuna de Las Condes, en la cual, se ofició un responso el día viernes 08 de febrero a las 20,00 horas. Sus funerales se realizaron el sábado 09 de febrero del presente año, a las 11:00 horas en el mismo lugar por el eterno descanso de su alma, luego de la cual su cuerpo como ejemplo de generosidad sin límites; fue entregado a la ciencia. Durante el último tiempo, fue destacada su participación como Presidente de la Comisión de Infraestructura de la 15ª Cía. “Máximo Humbser”, que supervisó las modificaciones y mejoras al Cuartel. La Compañía decretó tres días de duelo en su honor. Enero será un mes muy triste para todos sus camaradas bomberos pues, también en lo que va del 2019 han partido al Cuartel Eterno los Bomberos Honorarios Jorge Ayala Pérez (Q.E.P.D) y Juan Pablo Montt Fleischmann (Q.E.P.D). Adiós querido Camarada, buen viaje al Cuartel Eterno. 

Gott Mit Uns.

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Leer Mas...

miércoles, 30 de enero de 2019

Jorge Ayala Pérez (Q.E.P.D.) y Juan Pablo Montt Fleischmann (Q.E.P.D.). La partida de dos Bomberos ejemplares al Cuartel Eterno.


Con fecha 22 de enero de 2019 y a los 86 años inició su camino al Cuartel Eterno el Bombero don Jorge Ayala Pérez (Q.E.P.D.), Ehrenmitglied, luego de haber servido a su Institución por más de 30 Años de Servicios, en la 15ª Compañía “Máximo Humbser” del Cuerpo de Bomberos de Santiago y en sus inicios bomberiles en la 3ª Compañía de Bomberos de Santiago “La Heroica”, Unidad a la que se incorporó siendo muy joven y que por razones laborales, este distinguido funcionario del Banco BCI, se alejó de la Institución, hasta que el destino quiso que a raíz del fallecimiento de su hijo Jorge Ayala Murray,... en un trágico accidente de tránsito en Eleodoro Yáñez con Antonio Varas, en circunstancia que se dirigía a la “Quince” a tomar su rol de Guardián Nocturno. En ese período cumplía el cargo de Teniente 2° de la 15ª Cía. “Máximo Humbser”. A raíz de la trágica muerte de su hijo bombero, don Jorge solicita su incorporación a la Compañía para cubrir su lugar ingresando como uno más de esa Unidad Bomberil. Fue muy bien recibido, ganándose el aprecio el reconocimiento y respeto de todos los integrantes de la “Quince”. Pronto le fue asignado el cargo de Tesorero de la 15ª Cía. el cual desempeñó por varios períodos con singular excelencia y ejemplar manejo, dada su formación profesional. Que alegría para padre e hijo el reencuentro eterno y el saludo fraterno del inmortal Comandante Máximo Humbser Zumarán (5ª Cía. “Arturo Prat” C.B.S.). También hoy 23 de enero de 2019 junto a don Jorge ha partido a incorporarse al Cuartel Eterno, el Bombero don Juan Pablo Montt Fleischmann (Q.E.P.D.) Ehrenmitglied, con premio de Constancia por 25 Años de Servicios. Este distinguido Bombero de la dotación de la 15ª Compañía “Máximo Humbser” del Cuerpo de Bomberos de Santiago, era casado y padre de tres hijos. Laboralmente en la actualidad era Gerente de ventas de Eurocomercial Ltda. Empresa dedicada principalmente a la comercialización de servicios y productos para protección activa contra incendios. Anteriormente también por razones laborales con mucho pesar debió alejarse solicitando le fuera aceptada su renuncia a la “Quince”, ello por tener que asumir altas responsabilidades en Sodimac S.A. de la ciudad de Coyhaique. Inmediatamente de vuelta en Santiago se reincorporó a su querida Unidad, donde asume el cargo de Intendente de Compañía. Conocido como hombre de gran estirpe y entereza, lo demostró con su permanente asistencia a los Actos de Servicios. Es así que aunque muy delicado de salud hizo un esfuerzo supremo al asistir a la ceremonia de Aniversario de su Compañía en octubre pasado a pesar de su delicado estado de salud, ciertamente que la ocasión lo ameritaba ya que su hijo bombero; Francisco Montt Aldunate calificaba su premio de Constancia por Años de Servicios y que mejor que su padre prendiera en su uniforme de parada la preciada distinción. Francisco provenía por la línea paterna y materna de antiguas familias de bomberos de Santiago. Esta es la calidad de hombres que forman la Bomba Alemana de Santiago y que guardan las antiguas tradiciones traías de ultramar y tomadas como propias por chilenos amantes de la cultura alemana y de sus tradiciones bomberiles. Finalmente es importante recordar las palabras dichas por Comandante Máximo Humbser Zumarán, cuyo nombre fue tomado por la 15ª Cía. como eterno homenaje al sublime sacrificio y compromiso institucional, al aceptar su reelección como jefe máximo del servicio activo ya que había servido en el Cuerpo de Bomberos de Santiago desde 1940 hasta 1944, año este último en que es nombrado Director Honorario. Aceptó nuevamente el llamado de la Institución en 1952, iniciando su gestión con estas palabras, casi premonitorias ante lo que ocurriría pero que también nos deja una lección inolvidable: “Este nuevo sacrificio que me pide la institución lo ofrezco a los bomberos jóvenes para que, con mi ejemplo, formen su personalidad bomberil y sepan que al Cuerpo de Bomberos hay que servirlo cada vez que lo requiera. Deseo también dar un ejemplo a aquellos bomberos que, por el hecho de haber obtenido la calidad Honorarios, especialmente, les pido continuar trabajando en las filas y cooperar a la labor de los Activos con su consejo y experiencia”. Sin duda que estas palabras fueron claramente interpretadas por Jorge Ayala Pérez (Q.E.P.D.), Ehrenmitglied y Juan Pablo Montt Fleischmann (Q.E.P.D.) Ehrenmitglied durante toda su vida bomberil, tomando el ejemplo del Comandante Mártir. GOT MITT UNS

Valparaíso 1851 (hrm/cca) 

Agradecemos el aporte histórico del Bombero Honorario del Cuerpo de Bomberos de Santiago, don Cristián Michell Rubio.

Leer Mas...

martes, 25 de diciembre de 2018

Última llamada de la “Paila” al Cuartel Eterno, del Bombero Sergio Castillo Hernández, primera antigüedad de la 2ª Cía. “Esmeralda”, Cuerpo de Bomberos de Santiago.


Hoy ha partido al llamado de la "Paila" del Cuartel Eterno, el bombero Sergio Castillo Hernández (Q.E.P.D.) con premio de constancia por 60 Años de Servicios. Al igual que la ubicada en la torre mayor del antiguo Cuartel de Húsares, en Santo Domingo esquina Puente, la misma que tantas veces hizo tañer Nicanor Castro, Cuartelero General del C.B.S. pero esta vez avisando el sensible fallecimiento del Miembro Honorario del Cuerpo de Bomberos de Santiago y Bombero con la primera antigüedad, nuestro camarada de ideal bomberil Sergio Castillo Hernandez.....

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Agradecemos también el aporte valioso de los historiadores Pedro Torti Besnier y Roberto Leyton González - Antecedentes del Archivo "Valparaíso 1851".    

Lamentablemente se va un "Gran Bombero y Hombre de Excepción". Nos deja el último mes del año con pena y dolor, pero con muy gratos recuerdos para todos los Segundinos y sus camaradas de ideal bomberil por gran legado, enseñanzas y su grata camaradería. Como poder olvidar esos encuentros de dominó, sus cartas marcando presencia en el casino cuyo sonido lo sentían desde el primer piso quienes ingresaban al cuartel, todo ello más eternas discusiones reglamentarias del juego con su amigo y dupla eterna del dominó de toda una vida de casino Carlos Rousseau Fernández, conversaciones amenas e interminables y tradiciones Segundinas historia viva para todos los jóvenes que se integraban a la vida bomberil. Todo ello ocurría en la Casa de Recoleta N°7 Cuna de Héroes, entre los que se encuentran; Mario Garrido Palma, Ernesto Riquelme Venegas, Francisco Cornelio Guzmán Rocha, Enrique Mac Iver Rodríguez, Ramón Allende Padín, Fernando Waymann Riveros, Justo Arteaga Alemparte, Isaias Carvacho Magno, Ambrosio Rodríguez Ojeda, Tulio Ovalle Subercaseaux, Manuel Recabarren Rencoret, Eduardo Hempel, Ángel Custodio Gallo Goyenechea, Guillermo Matta Goyenechea, Germán Munita Merino, Galvarino Gallardo Fonck, Sergio Becerra Mücke, Anselmo Hevia Riquelme, Alfredo Mackenney Gaete, Arturo Matte Baeza, Ángel Ceppi Argenti, Erasmo Salinas Rozas, Isaac Hevia Concha, Valentín Letelier Madariaga, Vicente Reyes Palazuelos, Malcom Mac-Iver Ovalle, René Hurtado Borne, Domingo Grez Valdovinos, Fernando Lara Bravo, Gustavo Cavada Yáñez, Jovino Novoa Rojas, Daniel Riquelme Venegas, Wenceslao Díaz, Hernán Becerra Mücke, Alfonso Casanova Dighiero, René Donoso Frávega; Juan Luis Medone Ortiz, todos preclaros bomberos de la antigua “Bomba Sur”, más tarde, desde mayo de 1879 “Bomba Esmeralda”, hoy “Esmeralda” donde ha pasado a incorporarse en este día lunes 17 de diciembre de 2018 Sergio Castillo Hernández (Q.E.P.D.). Quizás para muchos se deberían exhibir otros antecedentes de este preclaro bombero que hoy nos ha dejado, sin embargo para los Bomberos Esmeraldinos y su vida más sesquicentenaria, son recuerdos nostálgicos llenos de tradición. Sergio fue de esos bomberos que se transforman en inmortales dentro de la compañía, por sus historias y vivencias. Un gran contador de historias con su voz privilegiada donde cada uno de los oyentes sabían que estaban escuchando de primera persona el romanticismo que se vivía en épocas anteriores.A él le tocó vivir la época en la que el incendio no solo consumía casas, también se llevaba en ocasiones la vida de un compañero de ideal al cual recordaba cada vez que podía y su relato hacía estremecer la fibra de cada Segundino oyente. Esa nostalgia en sus relatos, era su sello, el cual imprimía en cada una de sus actividades. Se incorporó a la Institución el 14 de abril de 1954, con el Registro de Compañía N° 1402 y el Registro General del Cuerpo de Bomberos de Santiago N°16466. Durante su permanencia desempeñó los cargos de Ayudante, Teniente 3°, Teniente 2°, Tesorero, Secretario, Consejero de Disciplina e integrante de la Guardia Nocturna durante tres años. En muchos hogares era infaltable la cita dominical mañanera con su programa de radio “Conversando el Tango con Sergio Castillo” y esperar que en algún momento del programa le enviara un saludo a su amada 2ª Cía. “Esmeralda” o para algún bombero en particular. Otra llegada muy esperada era también la de los días domingo en los que Sergio era traído por su hijo, venía a tomar té con los Guardianes de la “Fernando Waymann” y sus ojos recobraban el brillo y su cabeza esa lucidez, que nuevamente nos regalaría una historia llena de nostalgia. Como ya lo señalamos, Sergio ingresó a la “Esmeralda”, siendo un joven egresado de la escuela Normalista junto a sus grandes amigos Alberto Villareal Ginneis y Jorge Rojas Ramirez. Quienes a pesar de los años más de alguna vez los escuché cantar canciones de su época estudiantil, lazos que el paso del tiempo no fue capaz de destruir. Sergio Castillo será con el retumbar de una carta de dominó en el casino, un tango nostálgico y por supuesto una de sus historias estremecedoras. Quienes tuvimos en suerte escuchar sus vivencias conocerlo por haber sido en su juventud miembro de la Guardia Nocturna “Fernando Waymann”, lo admiramos y atesoramos sus vivencias. Por ello desde el portalón de nuestro cuartel, ubicado en Blanco Encalada N°630 frente al Monumento a los a los Héroes de Iquique en Valparaíso, velamos el eterno descanso de dos Segundinos y héroes de la patria; el bombero y Guardiamarina Ernesto Riquelme Venegas y el bombero Cirujano 1° de Marina Dr. Francisco Cornelio Guzmán Rocha, quienes se encuentran sepultados en el Monumento a los Héroes de Iquique en Valparaíso. primer puerto de la república. Desde hoy también velaremos a la distancia su descanso y como buen Segundino y hermano de Canje, tripulará nuestros carros protegiendo a los bomberos que los tripulan.... Hasta siempre camarada guardián “Esmeraldino” Sergio Castillo Hernández, Bombero Honorario de la 2ª Cía. “Esmeralda” de Santiago.

Bravo Zulú y Viento a un largo y mucha agua bajo la quilla  en tu viaje al Cuartel Eterno querido Sergio.
 

Leer Mas...

jueves, 4 de enero de 2018

36 Valientes Bomberos de Valparaíso y un sublime destino; la Gloria y el recuerdo imperecedero de Chile y el mundo por la inmortal hazaña de estos Mártires de la paz.

José Serey Sagredo 
2° Comandante 
Cuerpo de Bomberos de Valparaíso
Comandante Mártir de la Institución

El Monumento al Bombero guarda los contornos espirituales de un templo. A el habrán de venir siempre quienes sientan el ansia de fortificar sus ideales de bien público; y las instituciones que han hecho escuela de abnegación, encontrarán también en el; una lección suprema de grandeza humana que, desde la inmortalidad, sigue esculpiendo en el espíritu de la ciudadanía, aquel excelso grupos de 67 valientes que han entregado su vida en aras del sublime ideal voluntariamente impuesto....
Hemos querido rendir un homenaje ante el recuerdo de quienes supieron ennoblecer a su Institución, siendo además sus vidas una consagración al apostolado de solidaridad social que imprime carácter único en el mundo de la institución bomberos y a quienes pertenecen a ella. Hoy rendimos un emocionado homenaje a esos 36 bomberos muertos en el incendio y explosión del 1º de enero de 1953 en el sexagésimo quinto (1953-2018) Aniversario de su holocausto. Las características espirituales de nuestros Héroes de la Paz, no podían dejar de cumplir hasta lo sublime con la misión del Bombero Voluntario. Ellos vieron en esta Institución Bomberil un nuevo sacerdocio, propicio para sus caros anhelos de ser útil a la ciudadanía; por ello entregaron sus mejores energías, como para calmar un poco el incendio de generosidad que llevaban en su alma, y acaso nunca sus elocuencias alcanzaron acentos más conmovedores que al trazar, en cuadros de maestría insuperable, los contornos de quienes hacen a Dios ofrenda y sacrificio continua de sus existencias para salvar vidas y propiedades ajenas. Mediante estas líneas con encendida emoción rendimos homenaje a la 6ª Cía. “Cristóforo Colombo”, 7ª Cía. “Bomba España”, 8ª Cía. “Zapadores Franco-Chilenos”, 10ª Cía. “Eduardo Farley” y 11ª Cía.”George Garland”, también a los hombres caídos en Acto de Servicio y a sus sobrevivientes accidentados gravemente en la lucha contra el fuego. Hoy aún sobreviven entre nosotros nueve de estos héroes de la Paz, ellos ganaron la lucha contra la muerte y lograron dominar al fuego, ellos representan a esos bomberos de mediados del siglo pasado y que hoy siguen dándonos lecciones de como deben ser los bomberos de Chile y particularmente los del primer puerto de la República. Estos nueve hombres, todos Miembros Honorarios del Directorio General de la Institución madre de los bomberos de Chile, son: Humberto Aravena Jorquera y el Dr. Manuel Velasco Olave de la 2ª Cía. "Bomba Germania", Manuel Vásquez Campusano de la 4ª Cía. “Manuel Blanco Encalada”, Antonio Barchesi Elkins y Hernán Nocetti Cubillos de la 6ª Cía. "Cristóforo Colombo", Fernando Ulibarri Barahona de la 7ª Cía. "Bomba España", Luis Rojas Ramírez y Pedro Fernández Valenzuela ambos de la 9ª Cía. "Zapadores Freire", y Miguel Quintana González de la 11ª Cía. "George Garland", que enfrentaron el peligro junto a esos 36 Mártires, que vivieron el drama de ver partir a sus camaradas de ideal bomberil y al ligar estos nombres ilustres del pasado a la escuela del presente, fija sus miradas en el porvenir que sobre esa herencia inmortal dejada por nuestros mártires desde el Tte. 3° Eduardo Farley de la 1ª Cía. "Unión" el 15 de noviembre de 1858 hasta Guillermo A. Goldsworthy Godoy el 03.06.2002, se edifique y consolide la estructura magna de nuestras filas futuras.”

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Leer Mas...

sábado, 28 de octubre de 2017

Don José Onofre Pizarro Caravantes, "El Divino Bombero" de los Cuerpos de Valparaíso y Santiago

 

Mucho antes de convertirse en el poeta vagabundo que recorría el barrio Lastarria con un carro de supermercado, José Onofre Pizarro Caravantes -el verdadero nombre del “Divino Bombero” -, que murió a mediados de octubre del presente año; fue bombero. Se inició como tal en Valparaíso y luego en Santiago. “Alguien le dijo que podía dormir en el cuartel y por eso llegó”, dice uno de sus ex compañeros “Cuartino” del Cuerpo Madre de los Bomberos de Chile. Gracias al magnífico trabajo realizado por la periodista Gabriela García y el gráfico Francisco Javier Olea de la Revista de Reportajes del Sábado que publica el diario “El Mercurio”, realizamos el presente trabajo para dar a conocer una pincelada de nuestro camarada de ideal bomberil, conocido como el “Divino Poeta Vagabundo”, gracias a los antecedentes de los registros que hay de él y que en gran parte fueron recopilados por Gabriela....
A esta investigación de la periodista se agregan los valiosos aportes entregados por el bombero Insigne y M.H.D.G. Eduardo Silva Henríquez de la 4ª Cía. de Valparaíso y de los bomberos Germán Paiva, Juan Carlos Peterson y el Director Marco Villalobos Riquelme. También de los bomberos “Tercerinos” de la Capital de la República como el historiador de Cuartel el bombero Carlos Iturra Briones, Maximiliano Echeverría Bertolone y Nicolás Inostroza Oyarzun, todos ellos integrantes de “La Heroica” como se conoce a esta Unidad del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Un grupo de bomberos sentados alrededor de una mesa en el cuartel de la Tercera Compañía de Bomberos de Santiago, más conocida como “La Heroica”, ubicada en Avda. Vicuña Mackenna con Diagonal Paraguay, hablan de la muerte de su ex camarada el bombero José Onofre Pizarro Caravantes, El Divino Anticristo. – ¿Se recuerdan de los escritos que nos pasaba a dejar? – dice el bombero Maximiliano Echeverría, cuando su compañero Nicolás Inostroza muestra la única foto donde José Pizarro C. el verdadero nombre del Divino Bombero aparece vestido con el uniforme de bombero "Tercerino". El capitán de “La Heroica”, Rodrigo Pineda Pasten, se toma la cabeza y dice: “No puede creer que el hombre de barba frondosa que ve en esa imagen de los 70, sea el mismo que murió hace dos semanas, a los 64 años, tras hacerse conocido recorriendo el barrio Lastarria con un carro de supermercado, vestido de mujer, con pañuelo en la cabeza y repartiendo sus versos”. -“Deberíamos hacerle una animita”- bromea Echeverría. Inostroza busca en youtube a Pizarro Caravantes convertido en títere, un varios capítulos del programa 3I minutos. Y el historiador “Tercerino” Carlos Iturra, agrega un dato más: - “Diana Navarrete, la artista que inmortalizó al Divino Anticristo en 2007 es la misma que pintó el óleo que retrata a uno de los mártires de la Tercera Compañía, el bombero Daniel Castro Bravo. El capitán Pineda mira la obra del personaje popular que fue exhibida en el Museo de Artes Visuales en la pantalla del celular de Iturra - Parece que uno de nuestros compañeros se convirtió en un icono pop - concluye. Las veinte personas que lo acompañan en la mesa asienten con la cabeza. -¡Así es capitán! -exclaman en tono marcial. 

BOMBERO EN VALPARAÍSO.-  

Su primera experiencia como bombero de José Onofre Pizarro Caravantes fue en Valparaíso, en la 4ª Cía. “Bomba Almirante Manuel Blanco Encalada” del puerto, ubicada en la calle Ramón Freire N° 159 del Puerto, del Sector del Almendral. Allí, algunos de sus excompañeros, al enterarse de la noticia de su muerte, intentan reconstruir sus días en la institución y algunos han propuesto juntar las anécdotas para hacer un libro. Según registros de la “Bomba Manuel Blanco Encalada”, Pizarro Caravantes llegó al cuartel en 1977. Debido a su alta y calificada asistencia, pronto hizo méritos para integrarse como miembro de la Guardia Nocturna “Ayudante Jaime Araya Jasme”, ello en perpetuo homenaje a este bombero mártir que ofrendó su vida en defensa de los habitantes del Puerto. José Onofre Pizarro Caravantes, llegó porque alguien le dijo que - se podía dormir en la bomba -recuerda Germán Paiva (64), un antiguo bombero que conoció a Pizarro en esa época. Paiva lo describe como un joven que entonces era rubio, alto y delgado. También sabía que Pizarro venía de una familia pudiente en Santiago: su padre era dueño del Instituto de Contabilidad y Técnica Comercial de Chile, que quedaba en la calle Santo Domingo. Pero las cosas se le habían complicado a Pizarro Caravantes, tras convertirse tempranamente en padre de un niño. Paiva recuerda que Pizarro se lo contó así: Me dijo: "- Mi padre me dio a escoger: o me dedicaba a los estudios o era hombre de familia, pero ambas cosas no me las iba a financiar". Pizarro no habría querido desprenderse de ninguna de las dos responsabilidades. Matriculado en Literatura en la UC de Valparaíso, y siendo bombero por las noches, había encontrado la fórmula para pasarle la plata del alojamiento a su pareja y así aportar con la crianza. Paiva recuerda que la mujer entraba a la guardia para mudar al pequeño de entonces ocho o nueve meses, sobre la cama de Pizarro. Luego salían los tres a almorzar. Pizarro no era un bombero común y corriente. Compartiendo las jornadas en la Guardia Nocturna, Pizarro trabó amistad con Germán Paiva, quien recuerda que "el Divino Bombero" se apasionaba hablando sobre literatura. Él me enseñó a entender profundamente el poema del Mío Cid y la figura de El Quijote. Y se reía de sus compañeros en la UC, porque al castellano le decían "lengua máter". Como bombero, las opiniones están divididas: mientras Eduardo Silva dice que se le veía la mayoría del tiempo deambulando de un lado al otro del cuartel, sin una tarea clara, Paiva da fe de que fue un bombero bastante activo y que asistió con él a apagar varios incendios. -Cuando había que enfrentar las alarmas, cumplía. Le gustaba mucho ir a las emergencias, se manejaba y se podía confiar en él -agrega. Pizarro permaneció en la 4ª Cía. “Bomba Almirante Manuel Blanco Encalada” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso hasta 1978 y fue Ayudante de Pitonero y Gemelero (a cargo de dar el agua desde las válvulas). Pero le costaba cumplir con las normas de la Institución. Pizarro no habría querido desprenderse de ninguna de las dos responsabilidades; estudiante universitario en la U.C.V. durante el día y bombero Guardián Nocturno en las noches según lo dispone el Reglamento, era su fórmula para aportar el dinero del alojamiento a su pareja y contribuir a la crianza de su hijo. Pizarro era un joven con características especiales. Mientras el resto de los bomberos mataban el tiempo jugando cartas o cacho, él los miraba taciturno desde la barra del casino. Su comportamiento, dice otro de sus compañeros era extraño. Eduardo Silva, señala que “Pizarro Caravantes actuaba como un ermitaño. Se veía solo y sin un norte definido.-Cada noche llegaba con huevos y pan, pidiéndoles a sus camaradas de Guardia Nocturna le hicieran una paila. Como no tenía dinero, de eso se alimentaba”, agrega finalmente el M.H.D.G. Eduardo Silva Henríquez. Él me enseñó a entender profundamente el poema del Mío Cid y la figura de El Quijote. Y se reía de sus compañeros en la UC, porque al castellano le decían "lengua máter". Como bombero, las opiniones están divididas: mientras Eduardo Silva dice que se le veía la mayoría del tiempo deambulando de un lado al otro del cuartel, sin una tarea clara, Paiva da fe que fue un bombero bastante activo y que asistió con él a apagar varios incendios. -Cuando había que enfrentar las alarmas, cumplía. Le gustaba mucho ir a las emergencias, se podía confiar en él -agrega. Pizarro permaneció en la 4ª Cía. “Bomba Almirante Manuel Blanco Encalada” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso hasta 1978 y fue Ayudante de Pitonero y Gemelero (a cargo de dar el agua desde las válvulas). Pero le costaba cumplir con las normas de la Institución. En 1978, cuando murió un bombero insigne en Valparaíso, Pizarro y Paiva debían llevar su capilla ardiente a los velatorios que se realizaron en el Salón de Honor de la Dirección General de la Institución en Plaza Rafael Sotomayor Baeza. Pero cuando Paiva, haciendo uso de sus años de antigüedad, le ordenó que se fuera atrás en el carro escoltando al difunto, José Pizarro se negó. -Su ausencia en ese homenaje le costó una amonestación y la salida de la Guardia Nocturna. Sin dinero para arrendar un lugar donde dormir, alargaba lo más posible su permanencia en el cuartel.-Los que seguíamos en la guardia nos íbamos a acostar tipo 22:30 PM. y el resto de los bomberos tenía que desocupar la bomba, pero él se escondía por ahí – el Bombero Insigne y M.H.D.G. Eduardo Silva recuerda y agrega; Un día, el Teniente descubrió que se iba al tercer piso, al Salón de Honor, donde se envolvía en las cortinas de terciopelo azul que caían de las ventanas para abrigarse. "Entonces, lo llamaron a la Junta Oficial y lo separaron de la Compañía”. 

BOMBERO EN SANTIAGO.-

Un año más tarde, en 1979, José Onofre Pizarro Caravantes reapareció como bombero, esta vez en la 3ª Cía. “La Heroica” del Cuerpo de Bomberos de Santiago. La bomba de Vicuña Mackenna. Había dejado inconclusos sus estudios y estaba de regreso en Santiago. Octubre Rojo, El bombero “Tercerino” de la Capital, Nicolás Inostroza Oyarzun sigue buscando información en los antiguos “Libros Rojos” de la institución: la hoja de vida de José Onofre Pizarro Caravantes dice que se integró a la bomba de Vicuña Mackenna el 13 de septiembre de 1979 y que tenía 25 años. Según se lee en el documento, escrito con lápiz pasta, Pizarro Caravantes era profesor. Recién separado de la madre de su hijo, y tras tomar cursos de computación en la Universidad de Chile, ahora enseñaba a usar aparatos de la marca IBM en el Instituto de su padre. Su pasada por la “Heroica” 3ª Cía. de Bomberos de Santiago fue más breve que la de Valparaíso, pero más polémica. Jorge Echeverría, director actual de la bomba, mira los datos y lo resume así: -“Traía un pelo rubio, como de vikingo, que casi le llegaba a los hombros, y que lo obligaron a cortarse comenta”. -Las votaciones para que se incorporen o no como bombero suelen ser unánimes, pero en su caso fue bastante dividida -dice. De un total de 56 votos, Pizarro obtuvo 41 a favor, 6 negativos y 9 abstenciones. Aun así, juró como bombero y el 14 de septiembre fue bautizado por sus compañeros, según se lee en el libro de la Guardia Nocturna. De todos los bomberos que lo recibieron en ese tiempo, Christian Ferri (63) fue el que más lo conoció: -Llegó con pelo rubio, muy parecido al que usaban en la antigüedad los vikingos, el pelo le caía hasta los hombros, por lo que su oficial superior le ordenó cortarlo de manera reglamentaria. Pizarro tenía clases de computación por las tardes, así que el resto del día se lo dedicaba a bomberos. A pesar que el actual Director de la Compañía, Jorge Echeverría, dice que "su asistencia era sobresaliente", apenas permaneció seis meses. Pizarro mantuvo la frondosa barba y fue apodado "Trotsky", por sus aires de revolucionario. Más irreverente de lo que lo conocieron en Valparaíso, “cuando en la 3ra. Compañía le encargaron limpiar los bronces de los carros bombas del siglo XIX, él fue al instituto donde daba clases de computación en busca de dos empleados”.- -Los llevó para que lo ayudaran. Pero de inmediato le llamaron la atención, porque su actitud estaba absolutamente fuera del canon. Es que Trotsky estaba más para dar órdenes que para acatarlas - Tenía una visión de mundo muy crítica que hacía que prácticamente nadie, excepto yo, lo entendiera. Cuenta Ferri, quien dice que a Pizarro siempre le costó encajar en la sociedad. Salir de la bomba para José Pizarro era difícil pues, no tenía amigos, salvo Ferri. En una ocasión, hasta fue a verlo al instituto en calle Santo Domingo y conoció a su padre. -Tenían una relación que estaba marcada más por la autoridad que por el afecto. Su madre, a quien no vi, estaba enferma -dijo. Sesenta días después de ser admitido como bombero, Pizarro fue amonestado por no asistir al homenaje de los mártires y acusado de estar involucrado en el estallido de unos petardos al interior de la Guardia Nocturna. En los registros, con fecha 29 de noviembre de 1979, quedó consignado el episodio: "Dadas sus poco claras e imprecisas explicaciones, la junta acordó citarlo al Consejo de Disciplina", se lee con letras rojas. El veredicto del Consejo llegó el 7 de diciembre de ese año: se le pidió abandonar la Guardia Nocturna y además fue suspendido durante 15 días. -Es una sanción medianamente grave -explica el director Jorge Echeverría, teniendo en cuenta que el máximo de tiempo que se le puede castigar a un bombero fuera de la bomba es 90 días. En febrero del 1980, en su hoja de vida aparece que renunció. Pero Ferri precisa que a Pizarro lo expulsaron tras mandar una polémica carta a sus oficiales, evidenciando su molestia con la institución.-Cuando lo echan, él queda muy afectado y no reaccionó bien. Posteriormente manifestó su enojo y su rabia a través de un escrito que llegó a la compañía. Fue como un desahogo. Una carta con esa brillantez que usaba para escribir. Franco, pero no agresivo -resume. La amistad con Ferri trascendió a pesar de su salida de la bomba. En los tiempos libres de ambos, solían ir a los Juegos Diana. O conversaban sobre teorías conspirativas. Ferri cuenta que Pizarro siempre andaba de camisa, corbata, chaqueta azul y pantalón gris. Y que alguna vez hasta le conoció a una novia. Se llamaba Lilian, y era una muchacha castaña, menuda y de piel blanca que había sido su alumna. En 1982 vino el colapso. Luego de que se incendiara el instituto de su padre, José Pizarro no tenía dónde trabajar ni dormir. Su excompañero intentó ayudarlo, pero ya no era fácil sintonizar con él. -Siempre fue un tipo extraño. Pero ahora me hablaba de que había tenido una revelación divina. Eran los tiempos en que comenzó a autodenominarse el Anticristo. Según él, el dedo de Dios le había apretado el pecho. Estaba fumando marihuana: "El nuevo vino", le decía -cuenta Ferri. Comer de los rastrojos -Ferri tomó distancia de su amigo. Pero cuando supo que el mismo editaba y vendía sus escritos en las calles, procuraba comprárselos y así ayudarlo con dinero para pagar la hospedería. -Le preguntaba: cómo escribes esto, y su respuesta era tan genial: "Agarro el diccionario de la RAE, hago una pregunta, abro el libro en cualquier página y busco con el dedo sin mirar una palabra cualquiera. A partir de ella voy hilvanando ideas". Fue a través de esos escritos, dice Ferri, que fue testigo de su metamorfosis. Pizarro se veía cada vez más andrajoso, pronto adoptó el carrito de supermercado y sus textos eran cada vez más incoherentes. -Para mí era fuerte, porque yo había conocido a otro José Pizarro. Un día encaró a una mujer que llevaba a un cachorro en los brazos, diciéndole que por qué estaba criando un perro si podía criar a un niño. Ferri quedaba consternado cada vez que se encontraban. En otra ocasión, lo vio en la calle con su hijo, cuando este ya tenía unos 14 o 15 años. -Ambos tenían un caminar idéntico -describe. Cuando Ferri le preguntó al joven si creía que su padre era el Anticristo, él asintió con la cabeza. -Ese día quise saber cómo se alimentaba y me dijo que lo hacía en La Vega. Entonces, le pregunté si había algún restorán de allí que le gustara. Su respuesta fue que comía de los rastrojos. "Es bueno, deberíamos ir un día juntos a comer allí", me dijo. Pizarro solía pasarlo a ver al local de Merced, donde Ferri vendía artículos para automóviles. Pero cuando llegó vestido de mujer, se produjo el quiebre. -De eso, hace 31 años. Venía con un pañuelo en la cabeza, falda y unas chalas tipo Condorito, y a mí me impresionó mucho ver a un tipo de más de cien kilos así en la calle -dice. Para su amigo, su esquizofrenia ya era notoria. Pizarro le dijo: "Soy la Cenicienta", y Ferri le pidió que se fuera. -A la salida, se topó con un auto que se corrió para que él pasara. "Vengo a ofrecer mis servicios sexuales", dijo. Yo de puro susto tomé a mi hija, que tenía apenas un año, en los brazos, mientras él gritaba incoherencias. Después de ese día me lo volví a topar varias veces en Lastarria. Ya no había cómo ayudarlo -dice Ferri. En la Tercera Compañía de Bomberos de Santiago, las nuevas generaciones de voluntarios recuerdan más al “Divino Anticristo” que a José Onofre Pizarro Caravantes. Pero a Maximiliano Echeverría le acaba de llegar al Whatsapp un texto que el poeta callejero escribió sobre su paso por la institución. Incluido en un libro pegado con huincha de embalaje y con la bandera de Alemania dibujada en la tapa, se titula "Hechos de bomberos", y es de 2003. Maximiliano lo lee en voz alta: "Hablar castellanísimo? ¿Estoy pensando que están histéricos con los incendios nocturnos? ¿Estoy pensando que hay cualquier enredito? El Comandante me está diciendo que despeje. ¿Estoy pensando que estoy histérico porque estoy pensando que desconecte cualquier línea? Me están diciendo que desconecte primero lo que están vueltos para el otro lado. ¿Estoy pensando que los gemelos son fomísimos? Estoy pensando que me tienen histérico las escalas. Estoy pensando que los gemelos tienen histéricos a los de Valparaisísimo. Estoy pensando que me trataron de estúpido porque les dije que instalen gemelos en los techos. ¿Estoy pensando que es cierto que estaban enojados?, ¿Estoy pensando que es cierto que estos escritísimos, me los Dicta Diosísimo. Estoy pensando que yo soy su secretario ejecutivo. El Comandante me está diciendo que tenemos que tener cuidado. El Comandante está diciéndome que se están poniendo cachuditas las Guardias Nocturnas. ¿Me está diciendo que es porque están histéricos? El Comandante me está diciendo que el incendio se está poniendo peligrosísimo. El Comandante me está diciendo que es por la soda cáustica. ¿El comandante me está diciendo que esos tambores los protejan dos que tengan experiencilla? Estoy pensando que el Comandante quiere que me transcurra. Estoy pensando que es por eso que me está diciendo que Ruljancic le cae biencito. El Comandante me dijo que tenga cuidado con Ruljancic porque es un demonísimo. ¿El Comandante me está diciendo que los demonísimos se ponen hidrofóbicos con el agua? El Comandante me está diciendo que los demonísimos están histéricos con el polvo químico...". Al otro lado del teléfono, el propio Ljubimir Ruljancic al que hace alusión la prosa del Divino Anticristo, también escucha: -Quizá qué habrá pasado por su mente -dice. -Las votaciones para que te acepten o no como bombero suelen ser unánimes, pero en su caso fue bastante dividida -dice. De un total de 56 votos, José Pizarro obtuvo 41 a favor, seis negativos y nueve abstenciones. Aun así, juró como bombero y el 14 de septiembre de 1979, fue bautizado por sus compañeros, según se lee en el libro de la Guardia Nocturna. De todos los bomberos que lo recibieron en ese tiempo, Christian Ferri (63) fue el que más lo conoció. 

EL DIVINO ANTICRISTO FUE TERCERINO.- 

Cuando un hombre presta su juramento de bombero voluntario no sabemos qué suerte correrá en su vida bomberil. Unos se quedan toda la vida, otros desertan a poco andar, otros hasta llegan a dar la vida en auxilio de sus semejantes. El 13 de Septiembre de 1979, José Onofre Pizarro Caravante, obedeciendo a su espíritu de entrega, se convirtió en bombero “Tercerino” y nadie hubiera podido adivinar cuál sería su suerte. La vida a veces nos juega malas pasadas y a Pizarro ésta lo doblegó, arrebatándole la claridad de su mente y sumiéndolo en un mundo fantástico donde para su felicidad, él era el protagonista. Tras un breve lapso de permanencia y de prestar asistencia a los actos del servicio, dejó “La Heroica” y poco a poco fue adquiriendo el singular personaje con que fuera reconocido prácticamente en toda la ciudad de Santiago. Tomando ya su nueva fisonomía lo vimos convertido en el “Divino Anticristo” como el mismo se bautizara y su empeño en reclamar lo que estuviera mal (en cualquier ámbito del acontecer nacional) lo materializaba en sus manuscritos que periódicamente vendía o repartía (algunas veces dejándolos en su ex Cuartel). En ocasiones, en encuentros casuales con su ex Compañía, parecía experimentar retazos de su vida pasada y no vacilaba en demostrar su afecto por los hombres de casco. Era un individuo pacífico que ahora vivía en la calle. Los intentos por darle luz a su cerebro terminaron en fracasos. Se le dejó vivir esgrimiendo su palabra contra las injusticias de los tiempos actuales. Esta madrugada terminó su lucha y fue encontrado junto a su carro de supermercado con el sueño eterno. 

José, que descanses por fin en paz.
Valparaíso 1851 (hrm/cca)

Leer Mas...