domingo, 24 de mayo de 2020

Bombero Fundador de la “2ª Cía. de Bombas” de Valparaíso; William Wheelwright Coombs.

Uno de nuestros más conocidos y prestigiados fundadores es William Wheelwright Coombs, nacido el 18 de marzo de 1798 en la ciudad de Newburyport, a orillas del Río Merrimac St, pequeño pueblo marítimo del condado de Essex, en la costa de Massachusetts, Estados Unidos. Hijo de Ebenezer Wheelwright y Anna Coombs O’Harra. Estudió en el Andover College. La vida frente al mar, la entrada y salida de todos tipo de embarcaciones hizo que desde pequeño se apasionara por la navegación Su padre era un antiguo Capitán de barco, y prontamente su hijo William manifestó su deseo de seguir la misma vocación. Con el consentimiento de sus padres, embarcó como grumete a bordo de un navío rumbo a las Antillas. Durante los siguientes dos o tres años, ascendió rápidamente todos los grados de la escala náutica, llegando a capitán en 1817, con sólo 19 años....

En 1823, estaba al mando del barco Rising Empire propiedad de Guillermo Bartlett, de Newburyport, cuando el navío naufragó en Sudamérica, cerca de la boca del Río de La Plata. El capitán y la tripulación, a excepción de un hombre, llegaron a la orilla con seguridad. Este ingeniero, marino y empresario fue Bombero fundador de la 2ª Cía. de Bombas (hoy 2ª Compañía “Bomba Germania” de Valparaíso), también fue un hombre importante en el desarrollo de los ferrocarriles en Chile, Argentina y otros países de Sudamérica. Luego de llegar a Buenos Aires, y conociendo su difícil condición económica del Capitán Wheelwright, un caballero de aquella ciudad le ofrece trabajo como sobrecargo de un navío con rumbo a Valparaíso. Aceptó la proposición, y después de un viaje de cinco meses pasando varias veces alrededor del Cabo de Hornos, llegó al puerto de Valparaíso.                        Quiso conocer respecto a negocios y comercio de la costa occidental de Sudamérica, amplió sus viajes a Guayaquil, el puerto de la Gran Colombia (en esa época se consideraba así), donde decidió permanecer y dedicarse al desarrollo del comercio exterior e interior. En 1825, fue nombrado Cónsul de los Estados Unidos en ese puerto. Tres años más tarde, dejó su negocio y la condición próspera alcanzada en las manos de un socio, y se fue, por vía del Istmo de Panamá, a su casa en Newburyport, de la cual había estado ausente seis años.

Trayectoria en Chile. Wheelwright se casó en Newburyport, el 10 de febrero de 1829, con Martha Gerrish Bartlet con quien tuvo tres hijos, Mariaan Wheelwright; María Augusta Wheelwright y William Wheelwright Jr. Martha era hija de Edmund Bartlet, su antiguo jefe. Unas semanas más tarde se embarcó con su esposa rumbo a Cartagena, donde Wheelwright reasumió sus negocios, pero se encontró con que casi toda su propiedad había sido mal administrada durante su ausencia, por la negligencia y el mal manejo de su socio. Sorprendido, pero no desalentado, por este descubrimiento inesperado, resolvió trasladar su residencia a Valparaíso, y allí recuperar su fortuna perdida. Compró a su cuñado en Nueva York un pequeño navío, que llamó El Cuatro de Julio y le pidió que se lo enviara hasta la costa occidental de Sudamérica. Tras tomar el mando de este navío, después de su llegada a Valparaíso, fue transformado en un lucrativo negocio, transportando especias y lingotes de metales a lo largo de la costa. En 1835, El gobierno del Presidente de Chile don José Joaquín Prieto Mascayano le otorgó por ley del 25 de agosto de ese año, una concesión en la cual Wheelwright podía operar vapores en aguas chilenas por 10 años y se comprometió a establecer, al cabo de dos años, la navegación a vapor en los mares y ríos de Chile. No encontrando respaldo económico en el país, partió a Estados Unidos a buscar capitales, y luego a Londres, Inglaterra. Inició su tarea de establecer una línea de vapores entre las nacientes repúblicas de Perú y Chile y Panamá. "Esto era una empresa de mucha dificultad. Había prejuicios para vencer, mucho capital necesario y muchas negociaciones necesarias para llevarlo a cabo, todo lo cual requirió de gran habilidad y paciencia". Fue a Inglaterra en 1837, y el 15 de octubre de 1838 fundó la “Pacific Steam Navegation Company” (Cía. Inglesa de Vapores), con un capital inicial de £.- 250.000.- siendo William Wheelwright su primer Gerente. (Algunos historiadores señalan el 27 de septiembre de 1838 como fecha de fundación) En 1839 se inició en los astilleros de London Curling & Young en Limehouse, la construcción de la primera flota de la P.S.N.C., formada por dos vapores de madera impulsados por paletas laterales: el vapor “Perú”, de 690 toneladas, eslora de 60.3 ml, manga de 8.8 ml y velocidad de servicio de 8 nudos. Lanzado al agua el 18 de abril de 1840, y dos días más tarde; el 21 de abril de 1840 el vapor “Chile”, de 682 toneladas. Después de la llegada de estos vapores a la costa del Pacífico, surgió la dificultad de conseguir carbón y la imposibilidad de asegurar reparaciones y repuestos, que era difícil en extremo; pero estos obstáculos fueron superados, y la comunicación del vapor fue establecida con Europa a través del Istmo de Panamá. Contribuye al desarrollo del transporte marítimo el inicio de la línea Pacific Steam Navigation Company posibilitó un incentivo a las extracciones de carbón nacional en el Sur de Chile, destinado a alimentar a los vapores, debido al alto valor del carbón inglés. Wheelwright viajó al Sur de Chile en 1841 a trabajar en el morro de Talcahuano para explotar el carbón y extrajo 4 mil toneladas hasta septiembre de 1842. La otrora antigua "Asociación contra Incendios de Valparaíso", recibe su primer llamado al servicio la mañana del 8 de julio de 1851. A ocho días de la fundación; las campanas de la vieja Bolsa Comercial tocarían a fuego, dando así inicio a una tradición de servicio que perdura hasta nuestros días. A diferencia de lo que pudiésemos pensar, el fuego no hubo de producirse en algún edificio del barrio del puerto, tampoco en alguno del almendral, y menos en sus cerros. El fuego, habría de ser arrojado a la playa por las bravas olas del Pacífico. El vapor “Perú” de la "Pacific Steam Navigation Company" perteneciente al bombero de la “2ª Cía. de Bombas”, marino y empresario William Wheewright Coombs, zozobraba en la playa a raíz del fuerte temporal, provocándose más tarde un incendio al interior de las carboneras de la nave. Por vez primera se unía la adversidad, el fuego, el fuerte viento y el temporal, para dar una bienvenida sin treguas al nuevo Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. De la manera más adversa se enfrentarían los jóvenes bomberos a la que sería su primera emergencia.
El vapor “Perú” inició su viaje inaugural desde Gravesend (Plymouth) a Valparaíso vía Falmouth y Estrecho de Magallanes con 40 pasajeros el 15 de Julio de 1840, al mando del Capitán George Peacock. El vapor “Chile” zarpó de Falmouth el 27 de junio, arribando ambos vapores a Valparaíso el 16 de Octubre del mismo año, luego de 8.600 millas de viaje en 52 días. Nueve días después el vapor “Perú” inaugura el servicio entre Valparaíso y Callao (Perú), realizando el viaje en 8 días.
Luego de dos años navegando entre ambos puertos, llegan los fatídicos días 6, 7 y 8 de julio de 1851, un furioso temporal de lluvia, mar gruesa y fuerte oleaje como consecuencia del implacable y fortísimo viento noreste que azotaba al puerto de Valparaíso, amenazó peligrosamente a los barcos anclados en la bahía, llegando a su intensidad máxima a partir de la 01,00 de la madrugada del 8 de julio de 1851. A las 10,00 A.M. de ese día, cuando el viento y las olas se habían calmado un tanto, la campana de incendio instalada en el edificio de la Bolsa de Comercio tocó a rebato llamando a sus noveles bomberos y señalando como sitio amagado el vapor "Perú" perteneciente a la Compañía Inglesa de Vapores (PSNC). El navío había varado en las playas del Almendral a consecuencia del fuerte temporal que afectaba a este puerto, produciéndose a continuación un incendio a bordo, en sus carboneras, tirándolo a la playa del sector del Almendral, incendiándose , y quedando varado e inutilizado y cobrando la vida de dos marinos. La tarea fue demasiada para estos jóvenes bomberos; parecía que se habían unido todos los elementos, el temporal, la lluvia y el fuego, para ponerlos a prueba. Es reemplazado en el año 1852 por el vapor “Lima”, llegando a su intensidad máxima a partir de la 01,00 de la madrugada del 8 de julio de 1851. Entre los días 6, 7 y 8 de julio de 1851, un furioso temporal de lluvia, mar gruesa y fuerte oleaje como consecuencia del implacable y fortísimo viento noreste que azotaba al puerto de Valparaíso, amenazó peligrosamente a los barcos anclados en la bahía, llegando a su intensidad máxima a partir de la 01,00 de la madrugada del 8 de julio de 1851.                                                                              A las 10,00 A.M. de ese día, cuando el viento y las olas se habían calmado un tanto, la campana de incendio instalada en el edificio de la Bolsa de Comercio tocó a rebato llamando a sus noveles bomberos y señalando como sitio amagado el vapor "Perú" perteneciente a la Compañía Inglesa de Vapores (PSNC). El navío había varado en las playas del Almendral a consecuencia del fuerte temporal que afectaba a este puerto, produciéndose a continuación un incendio a bordo, en sus carboneras. La tarea era demasiada para estos jóvenes bomberos; parecía que se habían unido todos los elementos, el temporal, la lluvia y el fuego, para ponerlos a prueba. En una carta al señor Presidente de Chile don José Joaquín Pérez Mascayano en 1867, el empresario que a pesar de lo señalado por Darwin sobre la utilidad del carbón chileno, él lo ha utilizado con éxito en sus vapores. Su trabajo también contribuyó al mejoramiento de los puertos a lo largo de las costas del Pacífico, desde Guayaquil hasta Valparaíso, construyéndose faros, muelles, etcétera. Solo en 1845 pudo establecer la línea entre Valparaíso, Panamá y Europa, regulando la navegación de su compañía para transportar pasajeros, correspondencia y carga. Esta fue la primera emergencia que enfrentó la naciente “Asociación contra Incendios de Valparaíso”, hoy “Cuerpo de Bomberos de Valparaíso”. Los diarios de la época informaron que los bomberos trabajaron el día viernes 8 de julio de 1851, desde las 10:30 A.M. hasta las 15:30 P.M., extinguiendo el siniestro que afectó las carboneras del vapor siniestrado, ocupando para ello baldes de cuero y los bomberos con el agua hasta el pecho en el embravecido mar.    

"Compañía Segunda de Bomberos" 

                                      Valparaíso, martes 8 de julio de 1851 (A las 3 1/2 de la tarde)
Señor 
Secretario.General 
Asociación Contra Incendios de Valparaíso. 
Presente 

"El infrascrito, capitán de la 2da. Compañía de Bomberos, se dirige a Ud., para que se sirva poner en conocimiento del Directorio, el acontecimiento que ha originado el servicio de la Bomba a mi mando. A las diez de la mañana de este día, se me dio parte por el Secretario del Cuerpo, que el vapor inglés "Perú" (propiedad de la Compañía del Pacífico) que hace la rotación de la quincena en estas costas i varado a las 8 de la mañana en la playa del Almendral, a consecuencia del recio temporal que estamos experimentando; daba principio a incendiarse en este estado, el carbón que sirve de combustible a su bordo. En el acto pasé a la casa-habitación del Señor Superintendente de bombas (don José Tomas Ramos Font), a quien noticiándose esta nueva ocurrencia, personalmente me acompañó al depósito de bombas. Se ordenó se tocase la campana de alarma o de incendio, i a los cinco minutos la 2ª Compañía pudo disponer i conducir su Bomba al punto del incendio, bajo la dirección de todos sus subordinados oficiales, i como 50 bomberos, más o menos, que en tan corto tiempo pudieron organizarse.                                                                                                Puede decirse que nuestra bomba prestó servicios al buque incendiado desde las once del día, i tan eficaz que a pesar de la voracidad de las olas, la incesante lluvia, el desorden, i confusión que con nuestros esfuerzos i disciplina pudimos vencer; hasta estos momentos, el fuego está totalmente sofocado i la bomba de mi mando con útiles en depósito”. De más creo recomendar al Directorio, como el vecindario de Valparaíso, la especialidad de tal o cual oficial, de tal o cual voluntario en sus servicios, baste decir a Ud. que la 2ª Compañía, los valientes y entusiastas oficiales y voluntarios, que a la primera señal tomaron posesión de su Bomba, se han conquistado la admiración i aprecio de los nacionales i extranjeros que han presenciado las cuatro horas de un servicio incesante i valeroso, trabajando en su mayor tiempo con el agua al pecho y luchando siempre con todo lo imposible que pudiera oponérsele. La 2ª Compañía de Bomberos agradece cordialmente los servicios que le han prestado los muy apreciables capitanes de la 1ª i 3ª Compañía de Bomberos. La "2ª Cía de Bombas" ha pagado con dinero sonante el servicio de algunos hombres del pueblo que llamó en su auxilio en los momentos del trabajo. Aceptad, señor Secretario, mis salutaciones afectuosas . 

  JOSÉ ANTONIO MERCADO            OTTO UHDE  
         Secretario-Tesorero                        Capitán 

La prensa diría más tarde:
El diario “El Mercurio” del miércoles 19 de julio de 1851, tituló “Fue un horroroso temporal". "Desde muy temprano anunciaba la noche que había de ser de las más terribles que han pasado por la bahía de Valparaíso. No se sabe positivamente la hora, cuando principió a correr el viento norte i a descargar agua con una fuerza indescriptible. El furor de las olas se aumentó, por consiguiente, i esta mañana hemos visto con dolor unos pocos restos de una barca americana en la Quebrada de Elías (antigua Pérgola de las Flores y hoy calle Ricardo Cumming) i del paquebote americano "Betty Bliss" que llegó hace pocos días de San Francisco, el que habiendo traído los pormenores del terrible incendio de aquella ciudad, ha venido a ser víctima del elemento contrario, estrellándose contra los peñascos de la playa que daban frente a los escombros del incendio del 15 de diciembre de 1850, en el terreno del señor Josué Waddington Blanchard, (casado con María del Rosario Urrutia Gutiérrez, 8 hijo, cuya muralla desde la Cueva del Chivato (actual Subida Concepción, lado diario "El Mercurio"), hasta la casa que ocupa la Comisaría i Administración de Correos, ha sido también víctima de las olas. En el Castillo se ha varado el bergantín "Novión" i el vapor "Perú", después de haber luchado algún tiempo pero en vano por salvarse, aun echando sus anclas de respeto i queriendo levantar vapor, se ha varado a las ocho i cuarto de la mañana en la playa, frente a la Plaza de Orrego (hoy Plaza de la Victoria), cerca del Teatro de la Victoria...".                              Los relatos de la época señalan que a esa hora, muchos buques pedían auxilio. Una gran parte de las lanchas cisternas y de carga se habían destrozado. Los edificios del lado de la playa, desde la Quebrada de Elías (hoy Ricardo Cummings) hasta el Castillo, con el embate de las olas corrieron peligro de ser destrozados. 
El Primer Ferrocarril de Chile. 
Las actividades empresariales de Wheelwright en Chile están también asociadas a la construcción de los primeros ferrocarriles en nuestro país. Wheelwright extendió y unió sus negocios navieros con el proyecto de una línea férrea, la que era el nuevo símbolo del progreso material en los transportes. En octubre de 1840, en visita al puerto de Caldera, comentó con algunos mineros que se podía importar una máquina a vapor, para unir los 70 kilómetros entre Copiapó con Caldera. Su idea era disminuir así los costos de producción de los minerales, pensando en que sus vapores se verían beneficiados. Luego Wheelwright giró su atención a mejorar los puertos y la construcción de muelles y faros para mejorar la protección del comercio. Para facilitar la comunicación entre la costa y la zona minera, planificó y construyó entre 1849 a 1851 el tercer ferrocarril sudamericano, el Ferrocarril Caldera-Copiapó que une ambas ciudades, y después lo amplió en casi 40 millas, en el interior, en dirección a la Cordillera de los Andes. Luego se interesó en un plan para unir Valparaíso y Buenos Aires por un ferrocarril. Para ello organizó un cuerpo de ingenieros que viera la línea. Sometido en 1859 al análisis del gobierno chileno, este consideró que las dificultades eran muy riesgosas para ser realizado, por ello la empresa fue abandonada. Luego viajó a Argentina, donde construyó el Ferrocarril Central Argentino entre las ciudades de Córdoba y Rosario. La Compañía Constructora se constituyó en Londres y firmó contrato en marzo de 1863, con el ministro del interior, Dr. Guillermo Rawson, en representación del Presidente Argentina Bartolomé Mitre. A diferencia de lo que pudiésemos pensar, el fuego no hubo de producirse en algún edificio del barrio del puerto, tampoco en alguno del almendral, y menos en sus cerros. El fuego, habría de ser arrojado a la playa por las bravas olas del Pacífico. El vapor “Perú” de la "Pacific Steam Navegation Company" perteneciente al marino y empresario norteamericano William Wheelwright Coombs, zozobraba en la playa a raíz del fuerte temporal, provocándose más tarde un incendio al interior de las carboneras de la nave. Por vez primera se unía la adversidad, el fuego, el fuerte viento y el temporal, para dar una bienvenida sin treguas al nuevo Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. De la manera más adversa se enfrentarían los jóvenes Voluntarios a la que sería su primera emergencia.El vapor había sido arrojado a la playa del Almendral, precisamente a la altura de lo que hoy es la Biblioteca Santiago Severín, apareciendo más tarde el fuego al interior de los depósitos de carbón. Sin duda, mucho mejor que nuestro relato será el del propio Capitán de la 2ª. Compañía de Bomberos de Valparaíso don Otto Uhde, quien describe en una carta enviada al señor Secretario de Bombas de la antigua Asociación los trabajos realizados por la Compañía bajo su mando.

"BOMBEROS.- Valparaíso puede vanagloriarse de tener en su seno hombres entusiastas y capaces de poner en peligro su vida, sin otro interés que el de salvar las propiedades amenazadas, por el sólo hecho de hacer el bien. Ayer han dado prueba de ello”.- He aquí el primer incendio al cual debió concurrir el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso. En él se mezclaron la lluvia y el temporal, el viento norte y el bravo mar. Se enfrentaron por vez primera el fuego y los Bomberos, la desgracia y nuestra ayuda, la lucha desigual, disciplina y empeño. Desde aquel día y con toda justicia, tal como lo afirmara Joaquín Edwards Bello décadas más tarde, se dirá que “El pulso de la ciudad está en las bombas”. En 1840, el norteamericano llevó a cabo su mayor obra, la fundación de la "Pacific Steam Navigation Company", para la cual contó con el apoyo de los gobiernos de Perú, Ecuador y Chile, además del valioso aporte de capitales británicos que se sumaron a la iniciativa. Diez años más tarde y gracias al éxito de su empresa naviera, Wheelwright, concibió la idea de conectar Copiapó con el puerto de Caldera mediante una vía férrea, con el objeto de trasladar en forma más rápida y eficaz las mercancías que se embarcarían en su flota de vapores. Por otra parte, el infatigable norteamericano, creó el primer Cuerpo de Bomberos de Chile, en 1851, el mismo año que comenzó con la construcción del ferrocarril de Copiapó. En 1858, también bajo su iniciativa, se instaló la primera línea de telégrafo, la cual conectaba Valparaíso con Santiago. Después se dedicó a la construcción de ferrocarriles en Argentina.  A comienzos de septiembre de 1873
William Wheelwright Coombs, con la salud quebrantada, murió en Londres, Reino Unido, algunos años más tarde sus restos fueron trasladados a su pueblo natal en Estados Unidos.

Valparaíso 1851 (hrm/cca)

No hay comentarios. :